5 propósitos saludables de comienzos de año

Desde llevar una vida con más ejercicio y dieta sana, hasta mejorar inglés y por supuesto aprender de vino. Te presentamos cinco propósitos saludables para realizarte como persona en este 2019.

Si por asomo, alguno de nosotros tuviéramos un arrebato emprendedor en el mes de enero. Tres serían, al menos, las opciones que nos llevarían al envite de aprovechar la oportunidad de negocio:

  • Montar una cadena de gimnasios.
  • Acabar con las empresas de tabacalera.
  • Refundar una escuela oficial de idiomas.

Los 5 propósitos saludables más deseados para 2019

Por desgracia y por constancia, el desánimo suele cundir entre los bien intencionados proyectos de comienzos de año. Los buenos propósitos saludables ni siquiera llegan a la cuaresma (en el mejor de los casos) para muchos de los españoles.

5 propósitos saludables en el punto
5 propósitos saludables en el punto de mira para este 2019

Si vencemos la pereza y lo hacemos rutina (los expertos psicólogos hablan de un hábito repetido durante tres semanas) el éxito estará garantizado.

Desgranamos a continuación cinco propósitos saludables para hacer del 2019, un año digno de recordar, cuando hagamos balance allá por el mes de diciembre.

  1. Comer sano y saludable

Algunos lo llaman ‘comida real’. Con ello, nos referimos a la inquietud y mayor concienciación por parte del consumidor de conocer realmente los ingredientes de aquellos productos que habitualmente ingerimos.

5 propósitos saludables de comienzos de año

Procura evitar las comidas procesadas o precocinadas y en medida de lo posible, haz llegar a los fogones de tu casa productos frescos y naturales.

No hablamos de elaboradas recetas de alta cocina, sino de nuestro recetario popular.  La llamada Dieta Mediterránea (que incluye vino en moderación, por cierto) y que  seguían nuestros abuelos nos evitará, a buen seguro, más de una visita indeseada al médico.

  1. Practicar deporte

Los meses de enero y finales de abril, son los mejores momentos de caja y facturación para los gimnasios.

Si a comienzos de año, conseguir la sana rutina de un ejercicio diario es tarea, casi siempre imposible, los remordimientos tocan a rebato cuando llega la operación bikini.

Cata realizada por los wine runners en el Consejo Regulador
Cata realizada por los wine runners en el Consejo Regulador

No se trata de comprarse las mejores zapatillas de running o adquirir la bicicleta con los accesorios más caros. Tampoco es preciso apuntarse a todas las clases colectivas del gimnasio.

Es más, si llevas más de una década en la dolce vita sedentaria, es suficiente con calzarte unas deportivas (cómodas, eso sí) y salir a pasear unos 20 ò 30 minutos diarios. Si tienes la fortuna de vivir cerca, con levantarte media hora antes, podrás ir andando a tu puesto de trabajo.

  1. Abandona el tabaco y los malos humos

No buscamos socavar los intereses económicos de las tabacaleras. Una camisa de muchas varas que no queremos, ni tan siquiera, probar. Pero, a estas alturas, parece demostrado que reducir el tabaco diario en los fumadores evita el riesgo de padecer enfermedades graves.

Control de la presión arterial

Evita ansiedades y cambia rutinas. Si fumas mucho, no intentes dejarlo ipsofacto. Prueba a reducirlo de manera gradual, como el deporte.

Además, influye en la cata de un vino. Dejar el tabaco te llevará a redescubrir aromas y sabores que parecían enterrados en la infancia. Hasta las comidas sabrán de distinta manera.

  1. Aprender nuevos idiomas

Dicen que los españoles albergamos el honroso título de estar toda nuestra vida estudiando inglés.

Pasan las décadas y nuestras cuatro expresiones de gramática parda, aprendida en el inglés del instituto se quedan ridículas a la hora de viajar al extranjero.

Biblioteca nacioal de Nueva York
Visitar más la biblioteca y menos las discotecas. Uno de los propósitos saludables más habituales cada mes de enero.

Olvida los fascículos. Tampoco derroches el tiempo (si no lo dispones) en academias. Una buena manera de poner en forma tu inglés oxidado lo son las series tan de moda, últimamente.

Seguir tu serie favorita con giros y expresiones coloquiales en versión original mejoraran sin duda tu nivel.

  1. Aprende a catar un vino

Hemos querido dejar el más placentero de los propósitos para el final, porque el vino, es, si cabe, complementario a los cuatro anteriores.

Tienes por delante 12 meses del año para aprender de vino, y así dar toda una lección al cuñado sabiondo que cada Navidad se convierte en el comensal con su botella de vino estrella.

Visita bodegas y si te animas, puedes conocer mejor la nueva Ruta del vino de La Mancha para saber más de un producto milenario, arraigado a los siglos y generaciones en la viticultura manchega.

Curso de cata para iniciarse al Maestro del vino

Si no dispones de tiempo o recursos, hay sencillos cursos que te permitirán alcanzar las mínimas nociones para ser un Maestro del vino.

Y si por algún casual, llegado el mes de marzo, alguno de estos propósitos no se hubieran cumplido.

El colectivo joven femenino suele optar por rosados semisecos

Siempre podrás descorchar una botella de vino y bromear con los amigos en los intentos frustrados de los buenos propósitos saludables a comienzos de año.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here