La copa juega un papel decisivo no sólo por su estética sino porque beber de una copa u otra puede cambiar el perfil del vino radicalmente. Los aromas primarios los cuales detectamos a copa parada se volatilizan y expresan mejor en copas cuya boca no tenga demasiada obertura y orienten los aromas directamente a la nariz, en cuanto a los aromas secundarios y terciarios, éstos necesitan de la copa agitada para sacar su mejor paleta aromática.

             Copas de vino de la D.O.La Mancha

Con esto lo que deberíamos saber de la copa en primer lugar,es definir sus partes y estas son:

  •  La boca; parte por donde bebemos, es mejor que sea con el borde ligeramente cerrado para así concentrar los aromas y a la hora de agitar el vino en la copa, no se derrame.
  • El balón o caliz; es la forma abombada de la copa, unas lo tendrán más desarrollado que otras, ideal para el desprendimiento aromático del vino.
  • El tallo o fuste; parte por donde debemos coger a la copa.
  • El pie, parte por donde se sujeta la copa en la mesa, su punto de apoyo. La copa se debe coger siempre por el pie para evitar calentamiento del vino por cogerla por el balón.

 Como hice alusión al principio, la aromática difiere y se detectan en diferentes partes de la copa. Así tenemos que los aromas terciarios, que son más pesados se quedan a ras de la superficie del vino, los vegetales y secundarios de peso intermedio se presentan en el centro de la copa, mientras que los primarios van a aflorar a la superficie dado que son más volátiles. Estas consideraciones hacen pensar y de hecho ocurre que un mismo vino pueda presentar distintos perfiles aromáticos en función del diseño e la copa.

…….Hasta la 2ª Parte, donde trataré  sobre la importancia de la  forma,tamaño, diámetro y grosor de la copa en su relación con la cata y degustación del vino.

Buenos días y vinos de la D.O.La Mancha!!!!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here