Chipirones-y-frutos-secos-del-restaurante-granero

Es el chipirón un producto muy demandado en todos los Restaurantes Españoles, especialmente ahora en verano por ser algo ligero además de sabroso. Los de la foto son muestra del tamaño favorito de los afortunados comensales, pero doy fe de que los que son más pequeños, a pesar de no disfrutar de esa apariencia, son mucho más tiernos y ricos. Los “chipis” de la fotografía están hechos a la plancha, regados con aceite de oliva virgen extra (AOVE) de la variedad Cornicabra, natural de La Mancha y madura, este aceite junto a una picada de frutos secos a base de piñones, avellana y almendra es un aderezo ideal, teniendo en cuenta que le aporta también una textura muy agradable a la fina del chipirón, y a la guarnición a base de una crema consistente de calabaza, fina, sedosa y rica.

Teniendo en cuenta todos los parámetros anteriores, y que estamos en pleno verano, apuesto por un vino de la D.O. La Mancha, en concreto un blanco joven, uno varietal de la uva reina de La Mancha, Airén. Esta variedad de uva es muy resistente a las sequías y enfermedades comunes del viñedo, además tiene buena producción, eso hace que sea la más cultivada a nivel nacional, siendo casi un tercio del viñedo Español. La Airén es reina indiscutible de la Denominación de Origen La Mancha, y produce vinos ligeros, equilibrados, y con mucha aceptación por el gran público, los avances tecnológicos en viticultura y enología hacen que los elaboradores consigan cada vez más matices de esta uva, y sus vinos suelen gozar de aromas que recuerdan a piña, plátano y pera.

El vino recomendado para acompañar a los chipirones estará idealmente servido en copa tipo chiati, de cristal fino, a unos seis grados centígrados y sirviendo de poco en poco para evitar se caliente el vino en la copa.

Gastronómicamente vuestro

Salud y ¡mucha Mancha!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here