El ciervo inaugura los Sabores del Quijote

IMG-20170204-WA0010

Tan ancestral como la propia actividad cinegética del ser humano. El ciervo ha formado parte de las piezas de caza desde tiempos inmemoriales. En tonos de bicromía ha vestido el arte rupestre de cuevas y grutas durante los rituales mágicos del paleolítico.

A la mesa, ha llegado en múltiples versiones de cocina. Bien es cierto que se recomienda su consumo con moderación, pero también lo es su menor cantidad de grasa, y un sabor que condesciende a los amantes en la intensidad de texturas en el paladar. Un placer para los sentidos, si además, la carne de ciervo se acompaña en sus diferentes versiones culinarias con vinos Denominación de Origen La Mancha.

imagen-de-un-cervido-fuente-www-paleomanias-com

Imagen de un cervido Fuente: www-paleomanias-com

Fue el caso de la primera de las jornadas Sabores del Quijote, celebrada en Piedrabuena, el pasado fin de semana del 4 y 5 de febrero. Artesanos, restauradores, establecimientos hosteleros, convirtieron al pequeño municipio de Ciudad Real  en la referencia provincial para el turismo rural y la gastronomía.

embutidos-y-carne-de-ciervo-que-se-pudieron-degustar-en-diferentes-formatos

La carne de ciervo fue la protagonista en Piedrabuena

Uno de los elementos de mayor reclamo estuvo precisamente en las master class celebrada por diferentes chef de la provincia de Ciudad Real, con propuestas de lo más variopinto para enriquecer el recetario popular manchego.

Hubo hueco para la carne de jabalí, la otra carne por excelencia de caza. Así, por ejemplo. Rubén Sánchez, cocinero en el conocido restaurante de El Bodegón, de Daimiel, intrigó a los visitantes con su “bocata de jabalí’.

Otros, como Antonio Caleras, del restaurante El corregidor en Almagro, optaron por un “lomo de ciervo en escabeche, con asadillo y polvo de aceituna y un toque final cruch, con algas guacamel”.

Cocineros como Jesús Villarejo, de la escuela de cocina, Natural chef vislumbraron como  maridaje más acertado el crianza DO La Mancha con un canelon de ragout de ciervo y puré de cerezas. “Era maravillo  porque el tinto tempranillo daba las notas que el plato tenía con ciervo sobre maíz, cerezas y ciervo.”

Otra manera para descubrir los encantos de La Mancha de la mano de la inmortal figura del Quijote, en la gastronomía como elemento además dinamizador de la economía de los pequeños pueblos de la provincia. Próxima cita, para la II Jornada de los ‘Sabores del Quijote’ el segundo fin de semana de marzo, 10 y 11, en Manzanares, con el queso manchego como invitado protagonista

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *