Los próximos 21 y 22 de noviembre, tendrá lugar dentro de la Programación de San Sebastián Gastronómica, el Concurso nacional oficial de Sumilleres de la Asociación de Sumilleres de España (U.A.E.S.). Un concurso en donde se disputan en estos dos días el trono de la Sumillería española y el cual alberga a los mejores sumilleres de cada comunidad autónoma, los cuales han pasado sus respectivas finales regionales para llegar al Nacional.

 He tenido la suerte de haber participado en dicho Concurso en 4 ocasiones representando tanto a Canarias como a Castilla La Mancha, y fue en el año 2009 cuando me proclamé Tercer Mejor Sumiller nacional en el Concurso celebrado en Valladolid. Gratos recuerdos tengo de cada una de las participaciones, en donde el nerviosismo reinante entre los participantes se disipa por momentos con los encuentros con charlas de profesionales del sector, mini ferias y catas diversas.

 Las pruebas previas a la final, reúnen a cada uno de los semifinalistas en un exámen teórico con preguntas entremezcladas de tipo test y de respuesta corta, dichas preguntas van relacionadas con la viticultura, enología, maridaje, cigarros puros, productos gastronómicos, bebidas de diversa tipología, etc siempre relacionadas con el mundo de la sumillería, a parte y paralelo a dicho exámen teórico, se catan 2 vinos y en alguna ocasión se identifica algún aguardiente o destilado.

 Otras pruebas pueden ser propuestas para la selección de los 3 finalistas, entre ellas, puede darse la posibilidad de realizar algún servicio de decantación y posterior servicio de vino al comensal. La prueba de idiomas es una de las infalibles en dicho Concurso, todo sumiller que se precie debe hablar como mínimo inglés o francés que son las 2 lenguas oficiales para competir en el certamen Mundial.

La misma tarde o al día siguiente de la semifinal, se convoca a todos los participantes totalmente ataviados con el uniforme de sumiller para escuchar el veredicto de las pruebas semifinales en el salón de actos donde se va a celebrar la esperada final. Tres serán los candidatos que se quedarán en el escenario para optar a ser Mejor Sumiller de España. Una vez se hayan nombrado a los tres candidatos, se les hará una prueba al mismo tiempo del famoso Rapitest, un cuestionario de unas 5 preguntas que tienen que contestar en un tiempo límite e ir anotando la respuesta en el propio cuestionario. Pasada la primera prueba, se tendrá en consideración el orden elegido por cada sumiller el día en que se realizó la prueba teórica de la semifinal, se quedará en el escenario el primer participante y los otros 2 quedarán encerrados en una sala a parte (qué nervios se pasa, todavía recuerdo que yo fui el 2º en concursar).

 La primera prueba de la final, normalmente es una cata a ciegas de 2 vinos un blanco y un tinto, seguido de identificación de 6 copas. La segunda prueba la de maridaje, en donde según un menú degustación establecido, tienes que maridarlo con vino y/o bebidas que casen a la perfección con ese plato. La carta errónea es otra de las pruebas en donde el conocimiento del sumiller se refleja ya que tiene que ir detectando si hay algún error en las referencias establecidas en dicha carta. Por último la prueba de decantación, aquí la destreza del sumiller a la hora de decantar y servir son las claves del éxito.

 Mucha suerte a Adán Israel como candidato representante de Castilla la Mancha y que lo sirvas y lo bebas bien.

                                                                   PODEMOS!!!!

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here