De vinos con Dulcinea

odegas-quinon-de-rosales-conto-con-la-buena-respuesta-del-publico-toboseno

El Consejo Regulador acerca la cultura del vino a los vecinos de El Toboso con su Maestro del vino durante las Fiestas de San Agustín.

Las instalaciones de Quiñón de Rosales, bodega anfitriona en la patria de Dulcinea, sirvieron de escenario para una versión rápida y divertida del Maestro del vino, a cargo del Consejo Regulador.

 

 

Su gerente, Ángel Ortega, explicó previamente las características de un vino con Denominación de Origen para después introducir a los participantes en el juego. Un sencillo y didáctico tour que en solo diez preguntas puso a prueba la pericia catadora y los conocimientos de cultura del vino de los habitantes de El Toboso.

 

Ángel Ortega durante la explicación del taller

Ángel Ortega, Gerente del Consejo Regulador, durante la explicación del taller, junto a los representantes de los vinos Galán de Dulcinea

 

Primeramente, tuvieron que adivinar los aromas en muestras viales discerniendo las características más presentes en un vino blanco y un tinto joven. Después, por medio de una disolución de agua, trataron de adivinar los sabores presentes (ácido, salado, dulce, etc) en una cata.

Más tarde, ya en materia, por medio de cata ciega, jugaron a diferenciar los matices varietales de un blanco airén y otros macabeo (Galán  de Dulcinea, de la coop. La Humildad) un cabernet sauvignon y un tinto joven tempranillo 2016, además de un crianza (Quiñón de Rosales) Por último el crianza 2013, con etiqueta de promoción DO La Mancha, en la prueba de adivinación de añada.

Maestro del vino contó con la participación entusiasta de los vecinos de El Toboso. Los  paisanos de la villa, cuna de Dulcinea, demostraron un grato interés por conocer más y mejor a los vinos manchegos, “compitiendo” en las pruebas un público variado de edad.

Su alcaldesa, Pilar Arinero, reiteró su agradecimiento a los vinos DO La Mancha por una cata “distinta y diferente a las habituales pero muy acertada”, en una jornada que también reflejó la colaboración contagiosa y vital de las mujeres de la agrupación cultural ‘La casa de la Torrecilla’, a la sazón, vecinas de aquella que llamaran Dulcinea de El Toboso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *