El envero llega a La Mancha

El envero es un proceso fundamental en la maduración de la uva que este año ha llegado de forma anticipada

Como cada verano, el envero vuelve a la viña manchega finales de julio, como dicta la tradición por Santa Ana y Santiago, pintando las uvas. Aunque este año ha llegado con algo de antelación, debido a las altas temperaturas sufridas por la vid en el tramo final de la primavera (mes de junio, sobretodo).

 

Este proceso, indicativo del inicio de maduración de la uva, es notable a simple vista, pues consiste en la acumulación de color en el hollejo de la uva. Raúl Martínez, técnico de campo de Bodegas Coloman, nos explica a pie de viña que se trata de “una parte muy importante del desarrollo de la uva, ya que es cuando realmente acumula más azúcares y baja la acidez, además de reblandecerse la pulpa y acumular color, como es el caso de las variedades tintas”.

 

 

 

Así, el técnico de campo de esta bodega de Pedro Muñoz, perteneciente a la DO La Mancha, apunta sobre la nueva temporada: “Este año tiene un adelanto bastante importante respecto al anterior”. En este sentido, añade que el envero “está siendo muy acelerado y se está viendo muy bien en los tintos: va en consonancia con las demás fases que hemos visto a lo largo de la primavera”.

 

envero en la mancha

 

Miguel Casero, vocal de la DO La Mancha,  recalca que “la evapotranspiración a temperaturas de 44º, como llegó a haber hace unos días, fue dura”, aunque asegura que “los secanos están aguantando bien”. En cualquier caso, considera que “puede haber una vendimia sana y buena” gracias a la sanidad y al frescor de las noches veraniegas en La Mancha.

Cuenta atrás para la vendimia

“Todos los procesos se llevan a cabo mejor si son más lentos, pasa en las plantas y también en el envero. Siempre es preferible una maduración más lenta a una fase tan rápida”, apunta el técnico de Coloman observando los viñedos y explicando que la vendimia de algunas especialidades más delicadas en su maduración, como la moscatel o la francesa sauvignon blanc, tendrá que comenzar en la segunda semana de agosto.

En las semanas próximas, noches frescas resultarán claves para una maduración progresiva del fruto

Todo ello podría dejar claro una probable adelanto en la cosecha. La primera semana de julio ya había muchas uvas que habían empezado a tintar, por lo que teniendo en cuenta los 50 días de duración del envero, la vendimia podría empezar, calcula Casero, el 25 o 27 de agosto, aunque lo más seguro es que 10 días antes haya que empezar a recoger las variedades tempranas, más sensibles a los cambios bruscos de temperatura.

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *