Espumosos

vinos_espumosos

La elaboración de espumosos amparados con la Denominación de Origen fue contemplada por primera vez en la Mancha a través de su nuevo Reglamento, aprobado en Julio de 1995.

Podrán ser blancos y rosados, y contendrán, como consecuencia de su elaboración especial, gas carbónico de origen endógeno, una graduación alcohólica adquirida mínima de 10,5 % vol. y una graduación alcohólica total mínima de 10,5 % vol. El vino base utilizado, deberá tener las características analíticas reflejadas para los vinos Jóvenes o Tradicionales. En la actualidad, un espumoso manchego tiene como origen un excelente vino, procedente de la variedad Airén o Macabeo, o mezcla de ambas variedades, al que se le ha agregado, una pequeña cantidad de azúcar y levaduras especiales.

Los vinos Espumosos se denominarán, atendiendo a su riqueza en azúcar residual, como sigue: Brut nature: inferior a 3 g/l expresado en glucosa, esta mención únicamente podrá utilizarse para el vino espumoso al que no se añada azúcar después de la fermentación secundaria.

Extra brut: de 0 a 6 g/l expresado en glucosa.

Brut: inferior a 12 g/l expresado en glucosa.

Extra seco: de 12 a 17 g/l expresado en glucosa.

Seco: de 17 a 32 gr/l expresado en glucosa.

Semiseco: de 32 a 50 g/l expresado en glucosa.

Dulce: superior a 50 g/l expresado en glucosa.

Cabe decir que los vinos espumosos de La Mancha son generalmente blancos, pálidos y brillantes, con espuma compuesta por burbujas pequeñas y persistentes. Su aroma es afrutado y limpio. En boca resultan frescos y equilibrados, con amplia y limpia vía retronasal.

Elaborados por el método tradicional, deben tener 9 meses como mínimo de crianza en botella.
Temperatura de Servicio: 6-8º C