Manos calentando vino
Manos calentando vino

Oiga! este vino está muy frío! ¿qué hacemos?

Esto es muy poco común, el comentario sobre la temperatura suele ser al contrario, porque todavía y pese a la labor de información/formación de las D.O. y empresas interesadas en el correcto servicio del vino la temperatura de servicio deja mucho que desear en la mayoría de los casos, y si bien es cierto que algunos negocios no pueden costearse equipos más allá de la conservación, pero poniendo un poco de interés, se puede y se debe.

El vino muy frío no es lo peor, como la foto dice se arregla fácil el caso de una copa, pero para nada es recomendable porque ni olerá ni sabrá parecido a la realidad de un vino guardado y servido a su temperatura ó aproximada.

Cuando el frío es un problema es porque acorta los aromas del vino, acentúa la acidez y el tánico, además de no permitir saborear todo el gusto y textura del vino.

Como todo, esto es cuestión de gusto, allá cada uno, pero el que atiende y se encarga de comerciar vinos deberá conservarlos a una correcta y constante temperatura con una humedad suficiente, y a la hora de servirlos deberá atender a unas tablas comunes, además de los extras que puedan solicitarle, o que marque un criterio profesional.

Las temperaturas comunes de servicio, a grosso modo son:

  • Blancos jóvenes y espumosos de 6º a 10 ºC
  • Blancos con crianza y rosados jóvenes de 10º a 12ºC
  • Tintos jóvenes y blancos dulces de 12º a 14ºC
  • Tintos envejecidos en barrica y tradicionales de 14º a 16ºC
  • Tintos tipo Crianza y Reserva 16º a 18ºC
  • Tintos Gran Reserva y ancianos 18ºC

 Me reitero que se debe anteponer el gusto del consumidor, y que esto es lo que cuenta como ideal de servicio, teniendo en cuenta que por norma la temperatura del vino en la copa asciende poco a poco hasta llegar a la ambiente, que rara vez está por debajo de los 22/25ºC-

Gastronómicamente vuestro

Salud y ¡mucha Mancha!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here