Flor-de-Calabacin-en-tempura-y-pisto-manchego-restaurante-granero-quintanar-de-la-orden

La flor de calabacín lleva un tiempo de moda en los gastrobares, se suele servir rellena de queso y es parte del antiguo recetario andalusí, pero la de la foto es una tempura común, en la que el Chef Jose Antonio Pintado a querido resaltar el carácter de una huerta en temporada, donde los calabacines y sus flores empiezan a llegar recién cosechados a las cocinas de unos pocos afortunados, o de aquellos que se molestan en conseguir productos frescos de temporada. Así que una tempura en toda regla, donde la flor se mantuvo en agua fría para que siguiese tersa antes de enharinarla y freírla en un aceite, esta vez de oliva virgen extra de Cornicabra, y después servida junto a un pisto en conserva casera, producto también de la huerta casera que agradece un “refrito” donde se pierda un poco de agua y se molture un poco más la materia, así que la imagen vale más que mil letras.

Mi recomendación sería acompañarlo de un vino Denominación de Origen La Mancha, y en concreto un vino blanco joven fragante, siempre y cuando el orden de consumo lo permita, claro, así que apostaría por un varietal de Sauvignon Blanc, esta variedad de uva se distingue por elaborar buenos y aromáticos vinos blancos jóvenes, sola o en coupage, incluso algún fermentado en barrica muy rico.

El vino blanco que recomiendo será servido idealmente en una copa de cristal fino tipo chianti, poco a poco evitando se caliente el vino en la copa, y a una temperatura de servicio de cinco o seis grados centígrados, porque el consumo recomendado será entre los seis y ocho grados.

Consume buen vino Denominación de Origen La Mancha con moderación, bien servido y en grata compañía, sabe si cabe aún mejor.

Salud y ¡mucha Mancha!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here