Vino embotellado

La Historia nos muestra como desde los inicios del vino, surge la necesidad de conservación y transporte de éste  delicioso jugo de uva fermentado siendo diversos los elementos y técnicas empleadas para ello. Que cada botella tiene su origen y han surgido para un uso específico no cabe duda, desde los zurrones hechos de piel de animal, pasando por las ánforas, toneles hasta llegar a la bien lograda botella de vidrio. Un hecho histórico marca los primeros usos del vidrio cuando los ingleses a principios del Siglo XVII fabrican las primeras botellas resistentes a la presión del afamado Champagne, sí fueron los ingleses los que consiguieron dar con un vidrio resistente para que el llamado en ese entonces “vino del Diablo” ó “salta tapones” se mantuviese intacto después de producirse la segunda fermentación en botella sin verse alteradas sus propiedades organolépticas.

Los primeros envases de los que tenemos conocimiento no eran de cristal, ni siquiera de madera, sino de cuero  y pellejos de animales que se cosían de tal manera que evitase  salir el vino y se pudiese transportar sin dificultad. Pero éste tipo de envase tenía el problema de conservación ya que calentaba el vino y el de oxidación por no ser lo permeable que se requería. Ejemplo de aquellos primeros envases nos queda en España uno de los más tradicionales que es la Bota de vino, la cual nos sigue acompañando en los momentos más festivos y gloriosos de nuestros tiempos.

Otro de los envases a tener en consideración son las  antiguas ánforas elaboradas con arcilla que utilizaban los griegos y romanos no sólo de uso para el vino sino también para el aceite, aceituna, pescados y cereales entre otros. Los toneles también nacieron por la necesidad de conservar  y hacer madurar el vino en ellos dándole unas características propias según crianza, aunque su uso se extendía más hacia el transporte del vino a otros países, Shakespeare hace alusión de ello en sus libros. Lo que sí queda claro es que la madera influye en la crianza del vino y la botella en su posterior afinamiento o maduración.

Parece ser que sobre el Siglo III A.C. en Roma se empiezan a usar recipientes de cristal en el vino, pero no para su conservación sino únicamente para su servicio ya que se consideraba el vidrio un material costoso para dedicarlo a la conservación. Italia entra en la industria del vidrio con sus primeras botellas fabricadas en exclusiva para el vino, pero eran unas botellas muy frágiles las cuales había que cubrir con una parte de paja para protegerlas, ejemplo de ello son las botellas de Chianti.

Los tipos de botellas las podemos clasificar según capacidad, por su forma y por el color del vidrio, atendiendo a ello tenemos;

Según su capacidad

  • Las de 0.1875 son las llamadas Benjamín,Split ó Piccolo y equivalen a un cuarto de botella.
  • Las de 37.5 cl. Son de tres octavos y equivalen a media botella.
  • Las de 50 cl., medio litro de vino, es un formato de botella que se ha ido disfundiendo en los últimos años.
  • Las de 75 cl.de tres cuartos es una botella estándar, la que conocemos más en uso.
  • Los Mágnum son las botellas de 1.5 litros
  • Los doble Mágnum o Jeroboam (en Borgoña) son los de 3 litros y su equivalencia en botellas es de 4.
  • Los Jeroboam en Burdeos y Rehoboam en Borgoña de 4.5 litros, equivalen a 6 botellas.
  • Los Imperial en Burdeos, o Mathusalem en Borgoña son de 6 litros, correspondiendo su equivalente a 8 botellas.
  • Los Salmanazar son de 9 litros y equivalen a 12 botellas.
  • Los Baltasar son de 12 litros equivalen a 16 botellas.
  • Los Nabuconodosor son de 15 litros y equivalen a 20 botellas.
  • Los Salomón son de 20 litros, equivalen a 24 botellas.
  • Los Souverain son 26,25 litros y equivalen a 35 botellas.
  • Los Primat son de 27 litros y equivalen a 36 botellas.
  • Y por último los Melchizédec, 30 litros de vino que corresponden a 40 botellas.

Según su forma podemos nombrar las más significativas como:

  • Borgoña, de origen francés, es una botella fina y estilizada al final de su cuello y suele ser su vidrio de color verde oscuro . Cada vez  más utilizada por nuestras bodegas.
  • Bordelesa oBurdeos, Se puede decir que es la más frecuente. De forma alargada, y nada mas acabar el cuello achatada, normalmente de color verde oscuro para tintos y para contener vinos blancos se suele emplear transparente.
  • Trococónica, de flauta, de hombros rectos, con imitación muchas veces a botellas antiguas.
  • Oporto, botella estilizada, de cuello alargado y hombros poco marcados. De color oscuro, para asegurar la conservación del vino durante mucho tiempo.
  • Renana, de forma esbelta y alargada con hombros muy estrechos, se utiliza casi exclusivamente para los vinos blancos en color verde, y transparente para los vinos rosados.
  • Chianti, botella corta con una forma en panza y cubierta de paja.
  • Champagne, Botella de resistente vidrio para soportar la alta presión de sus vinos en la segunda fermentación y más teniendo en cuenta que permanece en ella durante todo el proceso de toma de espuma, de crianza y de conservación hasta llegar al consumidor final. Normalmente, las botellas de champagne y cava son color verde oscuro.
  • Jerezana, es una botella estilizada de color negra o verde oscuro y concentra muy bien  la delicadeza de este tipo de caldos. Los finos y las manzanillas son los más clásicos de sus vinos que permanecen en dichas botellas.

Según su color

El color de las botellas es de suma importancia y varía según el tipo de vino que alberga en su interior. Van desde un translúcido perfecto a tonos de verde y amarillo para los blancos, a un verde claro a verde oscuro para los tintos según sea para vinos jóvenes o vinos de guarda. Si se ha coloreado el vidrio es por una razón de conservación frente a la luz, pero hoy en día, la elección del color del vidrio está vinculada a objetivos mercantiles. El color del vidrio de la botella se elige pues para resaltar el color, los matices y los reflejos de los vinos. Los colores y las formas también están asociados con las distintas variedades de vino no sólo por tipología sino por Regiones vitícolas, de ahí que reciban el nombre de la región concreta.
 
La botella de vidrio es el envase ideal por ser higiénico, permitir ver el contenido y conservar las características del vino inalterables, a parte de cómo comenté anteriormente es en donde el vino se va madurando mediante la crianza reductiva, siempre eso sí, acompañada de un buen corcho y una cápsula que asegure la permeabilidad del tapón.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here