En la Torre del vino de Socuéllamos

Desciframos los paisajes de La Mancha desde su atalaya en Socuéllamos

Respondiendo quizás a motivos estratégicos y defensivos, desde las primeras culturas, ya el ser humano ha sentido esa fascinación por las alturas, como imperiosa necesidad de volcar su mirada en lontananza, descifrando paisajes, que de alguna manera le situasen en reflejo personal de sus pensamientos, anhelos o temores.

 

 

Hoy, promontorios y espacios como la Torre del vino no son atalaya y bastión contra el enemigo. Ya no forman parte de castillos, ni fortalezas en tierra de frontera. Más bien al contrario, en espacios como La Mancha, llanura en extensión sin obstáculos en el horizonte, la mirada se torna reflexiva, estoica y paciente, acariciando el tapiz de cultivos mediterráneos, citando en sus pupilas el recuerdo ancestral que han vivido, trabajado y casi venerado en el sudor de generaciones en torno al trigo, el olivo y sobre todo, la vid.

 

 

Desde la Torre del vino se aprecia un paisaje urbano y rural a la vez, con viejas casas castellanas, solar de encomiendas, testigo del crecimiento, siglos después, al calor del trazado ferroviario; y precisamente, del sabor de aquella arqueología industrial, por donde no hace mucho segarán el plano urbano las vías del tren con destino a Levante, hoy, en sus diáfanas avenidas, se erige, imponente y moderna, la Torre del vino.

Se trata de una atalaya de 42 metros de altura, cuyas entrañas rinden homenaje a las raíces de un pueblo como Socuéllamos orgulloso en sus arterías vinícolas, orgullosa del esfuerzo que décadas después comienza a ver sus resultados en La Mancha Excelente en calidad de sus vinos.

 

 

 

Recorrido etnográfico

Adaptado a niños y mayores, con vocación didáctica e interactiva, la Torre del vino de Socuéllamos invierte sus espacios en descifrar también la información que te regalan los sentidos. No es extrañar que Socuéllamos, y Torre del vino sean parte también del que llaman El origen del vino ya que se trata del primer municipio en superficie de hectáreas de viñedo en La Mancha, con cuyo Consejo Regulador recientemente han firmado un convenio de mutua colaboración para la promoción específica del vino con Denominación de Origen.

Otros datos de interés

Horarios de apertura

Invierno (de octubre a abril)
De miércoles a sábado: de 10:00-13:30 y de 16:00-19:00. Domingos de 10:00-14:00. Lunes y martes cerrado.
Verano (de mayo a septiembre)
De miércoles a sábado: de 10:00-13:30 y de 18:00-21:00. Domingos de 10:00-14:00. Tardes cerrado. Lunes y martes cerrado.

A tener en cuenta: Fiestas de Manchavino

 

 

(primera semana de septiembre, en honor a la Virgen de Loreto, patrona de Socuéllamos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *