Las cosas por su nombre “Vinos de La Mancha”

Escaparse…, explorar…, abrirse a nuevos horizontes…, viajar…, asombrarse…, descubrir y perderse…, conocer y volver a encontrarse…, aprender a distinguir a los demás de los que saben apreciar el mérito del tiempo, cuidando hasta los más pequeños detalles para ofrecerte la mejor calidad e invitarte a probar un mundo nuevo de sabores. Un mundo en donde el vino es cultivado con el corazón, mecido por la tierra, bañado por el sol; mimando cada detalle en el proceso, para descubrir en el alma de su textura el color de su origen…

  • “¡Perdona! ¿Qué vino es este?”
  • “Este es un vino de aquí, de La Mancha”

Llevamos toda nuestra vida cuidando con esmero el vino para que hagas tuyo el sabor de nuestra tierra.

La Mancha, un destino por descubrir

Cervantes: “El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho”

Tierra de paso y de horizonte infinito fue definida por Pérez Galdós como el “solitario país donde el sol está en su reino y el hombre parece obra exclusiva del sol y del polvo; país entre todos famoso desde que el mundo entero se ha acostumbrado a suponer la inmensidad de sus llanuras recorrida por el caballo de D. Quijote”.

Añade el escritor canario que “D. Quijote necesitaba aquel horizonte, aquel suelo sin caminos, y que, sin embargo, todo él es camino; aquella tierra sin direcciones, pues por ella se va a todas partes, sin ir determinadamente a ninguna; tierra surcada por las veredas del acaso, de la aventura, y donde todo cuanto pase ha de parecer obra de la casualidad o de los genios de la fábula; necesitaba de aquel sol que derrite los sesos y hace locos a los cuerdos, aquel campo sin fin, donde se levanta el polvo de imaginarias batallas, produciendo al transparentar de la luz, visiones de ejércitos de gigantes, de torres, de castillos…”.

Te invitamos parar – y no sólo cruzar – por una tierra que con infinidad de rincones por descubrir y, sobre todo, con una gastronomía singular en la que el vino recoge todo el carácter, los matices, olores y sabores; vinos para que puedas disfrutar y compartir experiencias en buena compañía en cualquier rincón del mundo, ya que se exportan a más de 80 países llevando así un pedacito de La Mancha y su sentimiento en cada botella.

La Mancha, Denominación de Origen

Como en otros rincones de la España rural, en los pueblos de La Mancha es frecuente que se conozca a las familias por el apodo o el mote, que bien puede venir de sus abuelo o bisabuelos, perdiéndose en el tiempo. Es su vínculo a la tierra, a las raíces y un factor que contribuye a dar carácter, a hacernos únicos y especiales.

Los vinos de calidad de nuestra tierra, como sus gentes, no sólo llevan el nombre y el apellido que certifica su calidad y trazabilidad: La Mancha, Denominación de Origen”, sino que se en distintos tipos que bien podrían asemejarse a los apodos: “Joven, Tradicional, Roble, Crianza, Reserva, Gran Reserva y Espumoso” que son identificables para el consumidor gracias a la indicación que aparece en la tirilla o precinta de garantía de la parte trasera de cada botella.

Por ello, te animamos a que pidas las cosas por su nombre. Y el vino, de La Mancha

Nuestros vinos

Ahora ya lo sabes, hay vinos de calidad de La Mancha diferentes según su elaboración, el tipo de uva utilizado, el tiempo de envejecimiento,.. Pero todos ellos vinos con carácter que podrás disfrutar según tu preferencia en cada ocasión.

Distingue los distintos tipos de vino que se hacen en La Mancha a través de sus precintos calidad. Y la próxima vez que quieras beber un buen vino pide las cosas por su nombre… ¡Quiero un vino de La Mancha!

Vinos Jóvenes

Los vinos de La Mancha jóvenes han sido elaborados en la campaña que figura en la etiqueta controlando la temperatura de fermentación para mantener mejor sus aromas. Se recomienda su consumo en el mismo año de la cosecha si se trata de blancos y rosados, pudiéndose prolongar más el tiempo de consumo en el caso de los tintos.

Son vinos frescos y expresivos. Ideales para consumir en aperitivos o con todo tipo de platos según sean blancos, tintos o rosados.

Temperatura de Servicio: 6-8º C (blancos y rosados) , 10-12º C (tintos)

¡Pide un vino de La Mancha joven!

Vinos Tradicionales

Estos vinos de La Mancha parten normalmente de elaboraciones que conjugan el peso de la tradición y la incorporación de los últimos avances tecnológicos aplicados en las bodegas. Son vinos muy equilibrados y agradables, que oscilan entre los jóvenes y los otros con un proceso de crianza.

Son los más consumidos y demandados, sobre todo en mercados internacionales.

Temperatura de Servicio: 7-9º C (blancos y rosados), 10-13º C (tintos)

¡Pide un Mancha Tradicional!

Vinos Envejecidos en Barrica

Los vinos de La Mancha envejecidos en barrica son habitualmente vinos tintos que han permanecido al menos 60 días en barrica de roble, lo que les aporta estructura y matices típicos de la barrica. No obstante, su edad podría oscilar entre la de los vinos jóvenes y otros con más envejecimiento, lo que amplia la versatilidad de este tipo de vinos.

Temperatura de Servicio: 10-15º C (tintos)

¡Pide un Mancha Envejecido en Barrica!

Vinos Crianza

Los vinos crianza de La Mancha son vinos con 2 años de envejecimiento natural como mínimo, de los que al menos 6 meses deben ser en barrica de roble, por lo que resaltan tanto los matices aportados por la materia prima (uva) como el carácter de la madera, conjugando toques frutales con otros avainillados.

Maridan muy bien con todo tipo de carnes y quesos con media y alta curación.

Su consumo es muy frecuente y la temperatura de servicio recomendada oscila entre: 15-18º C

¡Pide un Mancha Crianza!

Vinos Reserva

Los vinos reserva de La Mancha son vinos con un envejecimiento natural mínimo de 3 años, de los que al menos un año tendrá que ser en barrica de roble y el resto en botella. Son vinos con gran potencia en boca y buena estructura, con un posgusto agradable y que permiten su maridaje con carnes rojas, quesos curados,…

Temperatura de Servicio: 15-18º C

¡Pide un Mancha Reserva!

Vinos Gran Reserva

Los vinos gran reserva de La Mancha son vinos con 5 años de envejecimiento natural como mínimo, de los que al menos 18 meses serán en barrica y el resto en botella para convertirse en vinos con gran complejidad en matices y que suelen requerir de una oxigenación previa en decantador o servicio en copa grande disfrutar de toda su plenitud de aromas y sabores.

Temperatura de Servicio: 15-18º C

¡Pide un Mancha Gran Reserva!

Vinos Espumosos

Los vinos espumosos de La Mancha se elaboran con el método tradicional, así consiguen carbónico de forma natural en una segunda fermentación en botella cerrada que permite una perfecta integración del CO2.

Se dividen en Brut Nature, Extra Brut, Brut, Extra Seco y Semiseco y Dulce, dependiendo de la concentración de dulzor que quede en la botella.

Temperatura de Servicio: 6-8º C

¡Pide un Mancha Espumoso!