mero braseado y verduras con comino

Reza el refranero popular “De la mar el Mero, y de la tierra el Carnero”.  Y es  este es un pescado muy apreciado en todos los fogones que disponen de él, el Mero tiene formas mil de prepararse pero la que hoy dispongo es la del Chef  Jose Antonio Pintado, que lo cocina braseándolo  y sirviendo las carnes del noble pescado sobre un lecho de melosas verduras pochadas sabiamente aderezadas con aceite de oliva virgen extra y con rico comino, ahí es nada oiga!

El  Mero es pescado de aguas templadas y le gusta los fondos rocosos, donde vive su solaz día a día hartándose de  marisco hasta el día que engancha el anzuelo, ahí es para nosotros un placer conocerle y la agradable textura de su ser que servido junto a un buen vino, puede ser lo mejor del día, así que un seguro servidor vuestro pasa a recomendar un vino a la altura de la circunstancia, un rico vino de la Denominación de Origen La Mancha, y para concretar más será un vino blanco joven, porque a este plato en concreto pienso le favorece mucho los aromas y gusto de este vino, y recomendaré la variedad de uva Chardonnay.

De origen en principio Francés, más en concreto de la zona de Borgoña, donde  algunos creen  que la variedad de uva blanca Chardonnay es un híbrido de dos variedades como el Pinot Noir y una variedad desaparecida, la Gouais blanc. También hay una tesis, permitid un inciso, que afirman que los primeros en traer el vino blanco a Francia fueron los cruzados Franceses al regreso de Jerusalén, donde el viñedo de variedades blancas se concentraba en las colinas de la Ciudad Santa, y el nombre original Francés era Porte de Dieu (Puerta de Dios) o Sha’har-Adonay, su trasliteración al Hebreo. Esta variedad está presente en todos los países productores de vino y es de buena producción, pero delicada recolección porque tiene un hollejo fino que dificulta la vendimia.

La Chardonnay es productora de vinos maduros, muy aromáticos donde abundan recuerdos a manzana y fruta tropical, especialmente piña y mango, y en boca suelen ser vinos de acidez moderada donde predominan recuerdos melosos por su tacto fino y sedoso, así que un vino blanco joven de la citada variedad servido en copa amplia tipo borgoña, de cristal fino y a una temperatura cercana a los seis grados puede ser un buen acompañante para este rico Mero.

Gastronómicamente vuestro

Salud y ¡mucha Mancha!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here