Pato-de-L´Huppe-del-Restaurante-Maralba centrado-700

Pato de L´Huppe, su pechuga asada, royal de sus patas y tupinambo, así reza la carta  del Restaurante Maralba este delicioso plato de la fotografía, y es que las aves no las cocina dignamente cualquiera y este es uno de los patos más deseados, y las manos del Chef Fran Martinez las de un maestro premiado con la estrella Michelín desde el 2011, el único de la provincia de Albacete con ese reconocimiento gourmet.

El pato tiene un gusto muy característico, algo férreo que lo distingue de el resto de aves y junto al toque magistral del chef y el buen acompañamiento del tubérculo del tupinambo solo falta un rico vino de la Denominación de Origen La Mancha para rozar la perfección, así que procedo con mi recomendación:

Apuesto por maridar este plato junto a un vino tinto envejecido en barrica, mejor si elaborado con la variedad de uva Garnacha Tinta, esta variedad probablemente originaria del valle del Ebro recibe el nombre de “grenate”, en referencia al color, una de las principales variedades de uva de la D.O. La Mancha después de la Cencibel, se caracteriza por su buena producción y calidad de su mosto.

El vino “envejecido en barrica” de la D.O. La Mancha tiene una crianza en barrica de no menos de sesenta días, lo que les aporta unos toques de la madera tostada que realzan el potencial del vino tinto, sabrosos, frescos y complejos este vino que recomiendo será idealmente servido en una copa ampli de cristal fino, tipo burdeos y a una temperatura cercana a los doce grados centígrados, nunca más de un cuarto de la copa para poder agitarla y disfrutar de los aromas varietales sazonados con la barrica a la vez que se goza del pato. Sorbo a sorbo, bocado a bocado.

Gastronómicamente vuestro

Salud y ¡mucha Mancha!

 Pato-de-L´Huppe-del-Restaurante-Maralba -700

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here