IMG_20140718_205223Ya dice el refranero español “Para la Virgen del Carmen pintan las uvas, y para la Virgen de agosto ya están maduras”. Otras versiones dicen “Para Santiago y Santa Ana pintan las uvas, y para la Virgen de agosto ya están maduras”. Ambos nos vienen a decir que para la segunda quincena de julio, el viñedo de La Mancha comienza el proceso de “Enverado” en el cual las uvas ya formadas en los racimos cambian de color, dejando el color verde y adquiriendo la tonalidad propia del tipo de uva de que se trate: amarillas en las variedades blancas y violáceas en las tintas, debido a la acumulación en el hollejo (cáscara) de los pigmentos responsables del color de los vinos.

Esta fase de envero da paso a la fase final del proceso de maduración de la uva, de manera que en unos 30-50 días las uvas ya habrán terminado el mencionado proceso de maduración y estarán listas para su recolección y destinarse a la elaboración de los nuevos vinos de la cosecha 2014.

Dar un paseo por los campos de viñedos de La Mancha en estos días, nos va a ofrecer un maravillo espectáculo visual, especialmente en los viñedos de variedades tintas, ya que este proceso no ocurre al unísono en los diferentes granos de un racimo, ni tampoco entre los diferentes racimos de una misma cepa, lo que nos ofrece unos racimos con uvas de diferentes tonalidades.

Si deseáis disfrutar de este fenómeno, no retraséis mucho vuestra visita, pues aunque depende de variedades y otros factores (microclimas, suelo, etc.) en una misma parcela este proceso es cuestión de unos diez días.

Os dejo algunas fotos tomadas ayer 18 de julio en el término municipal de Quero (Toledo), que pertenece a nuestra D.O. La Mancha

@antonio_garrido

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here