Reciclaje de tablero vintage

eciclaje-con-tablero-vintage

El post de reciclaje, en colaboración con los vinos Denominación de Origen La Mancha, está dedicado a nuestro más insigne embajador, Don Quijote, santo y seña de La Mancha y además silueta de nuestro logotipo.

Como apunta Laura, en su canal de youtube de Galletas afortunadas, “Don Quijote fue un caballero romántico, luchador y sobre todo un gran luchador, que no abandonó sus ideales”.

Por ello, este tablero vintage quiere rendir homenaje al caballero más universal de la triste figura.

Material utilizado

  • Tablero a partir de un trozo de conglomerado
  • Cutter
  • Regla y lápiz
  • Pincel o brocha pequeña
  • Pintura chalkeffect
  • Fotocopia de logotipo o adorno
  • Papel vegetal
  • Bandeja de poliespan
  • Cola blanca
  • Un vela
  • Pintura acrílica en color marfil
  • Pintura rojo óxido
  • Pequeño pincel
  • Servilletas decoupage
  • Barniz cola
  • Pegamento takiglu
  • Plantilla decorativa daika
  • Masilla
  • Espátula
  • Pintura acrílica metalizada color dorado.
  • Patina o cera de muebles

 

 

Los pasos a seguir comienzan con una división en partes del conglomerado, como si fuesen tablillas.

Después, para dar más realismo, marcaremos las diferencias de las tablillas con un cúter.

Después de haber eliminado las astillas, le damos una capa de pintura chalk effect de color marrón que se puede usar directamente sobre la madera, sin imprimación.

Elegimos algún logotipo o motivo decorativo para calcar sobre un papel de horno o papel vegetal, que luego trasladaremos a una bandeja de poliespan invirtiendo el papel y repasando nuevamente el dibujo con el grafito.

Con un cutter procedemos a su recorte por partes, para pegarla con cola blanca y recubrila con la misma pintura de color marrón.

Decoramos el tablero añadiendo nuevas siluetas con el mismo color que utilizaremos como base para el decapado.

Con una vela, usaremos su grasa como capa protectora. Después daremos una capa acrílica en color marfil.

Una vez seca la pintura, lijaremos por encima de las siluetas y el tablero.

Repasamos la silueta del Quijote con una base de rojo óxido para que resalte.

Con servilletas haremos un decoupage sobre las siluetas, a las que luego pegaremos con barniz cola.  Pegamos el resto de siluetas con takiglu.

Completamos el tablero con una plantilla sobre la que aplicamos una masilla con una espátula.

Cuando todo esté seco, daremos unos toques de luz con pintura acrílica metalizada color dorado. Con una patina o crema de zapatos y terminamos con una capaz de barniz.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *