Recuerdos-de-Extremadura-del-Mesón-El-Bodegón-de-Daimiel

Hay platos que intentan evocar lugares y recuerdos, este es un buen ejemplo y por si cabía alguna duda el Chef Rubén Sánchez Camacho lo a titulado “Recuerdos de Extremadura”, toda una inspiración que junto a un buen vino Denominación de Origen La Mancha hará las delicias del afortunado comensal.

La bonita presencia de este plato ya invita a degustar la esfera de queso de oveja merina, la raza autóctona Extremeña, con albahaca y germinado de guisante, y está cubierta de una capa de gelatina de cereza evocando al valle del Jerte, servido el manjar esférico sobre un montículo de polvo de jamón, otro producto estrella de la región vecina. El bocado es intenso y los sabores muy pronunciados, personalmente recomiendo un vino tinto, un vino crianza de la D.O. La Mancha.

Los vinos Crianza en la Denominación de Origen La Mancha son aquellos que tienen una crianza mínima de dos años, los vinos que han sido sometidos a crianza sirven de acompañamiento ideal para carnes rojas, caza y quesos curados en la mesa, pero hay que distinguir diferentes modalidades de crianza, según el tiempo que el vino haya permanecido en la barrica, por ejemplo los “crianza” tienen una permanencia mínima en barrica de roble de seis meses y posterior en botella de 18 meses antes de salir al mercado, así que todo el potencial maduro y frutal de un tinto Manchego con el paso por barrica que le aporta aromas tostados y un gusto más complejo con una leve y sabrosa tanicidad del roble.

El vino Crianza  que recomiendo sería servido idealmente a una temperatura cercana a los 14 grados centígrados en una copa de cristal fino, de tipo burdeos, y poca cantidad  para favorecer que suba la temperatura más deprisa y se pueda observar los agradable matices de la evolución del vino en copa.

Gastronómicamente vuestro

Salud y ¡mucha Mancha!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here