rosquillas

Hay cosas que no deberían cambiar, no creo que vayan a mejor, entre tantas cosas la repostería casera. Como Manchego adoro la “fruta de sartén” y de mis favorita son las rosquillas, masa cuidada, fritura al punto de cada uno, doradas y rebozadas en azúcar ¡uhmmm!.

Claro está que me encanta acompañarlas de digna bebida, y en mi caso siempre tuve al lado una rica mistela, algo muy manchego y que se mantiene en el tiempo, ahora que con la edad y el conocimiento siempre tiro de Mancha, buen vino de La Mancha, y desde dulces a darle con los restos de la botella de tinto, el dulce con vino, mejor.

La costumbre de brindar con espumoso al final de los banquetes es algo muy discutido, y un tema en el que profundizaré en breve, lo prometo, pero ahora es una costumbre muy celebrada y después del postre, a veces junto al café se sirven vino espumoso y se brinda, pues es el momento de poner unos dulces en plan “petit fours” y un rico espumoso de La Mancha, y ¡a disfrutar!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here