Sabor intenso a mar, uno de los pescados más intensos del panorama nacional, amado y admirado en manos de un buen profesional se acabó el único pero, las espinas. Es el Salmonete tierno, de marcado sabor y uno de los que mejor saben agradecer la el punto del cocinero, suelen ser pescados de lo de “mírame y no me toques” donde el calor y el tiempo debe ser muy justo para no desmerecer una materia prima tan sabrosa, y en el apartado de las guarniciones tampoco se debe bajar la guardia, y por ejemplo, en el de la fotografía el Chef Jose Antonio Pintado  lo acompaña sabiamente con unas verduritas escalibadas, de textura suave, sabor amable, sedosas y regadas con el mejor aceite de oliva virgen extra, en esta ocasión de la Manchega Cornicabra, madura y equilibrada, y al lado de todo un detalle de crema de cacahuetes, sencilla y graciosa, manises fritos y punto, un detalle que le aporta una chispa de originalidad al plato.

El plato pide a gritos la buena compañía de un rico vino, y un seguro servidor vuestro apuesta por un vino blanco joven Denominación de Origen La Mancha, y afinando un poco más apuesto por la variedad de uva Sauvignon Blanc, un vino blanco joven D.O. La Mancha de la añada actual, fresco y chispeante como están actualmente, con el potencial aromático de la variedad que destaca por sus recuerdos a florales y a fruta de hueso, una acidez rica y la liviandad que permite al Salmonete destacar del maridaje, pero bien arropado. El vino que recomiendo será servido idealmente en una copa de cristal fino, tipo chianti, a unos cinco o seis grados centígrados, y poco a poco para evitar se caliente el vino en la copa.

Bebe buen vino Denominación de Origen La Mancha lo mejor servido posible, de buen humor y en grata compañía.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here