Siete vinos para siete quesos

Maridajes de quesos con vinos DO La Mancha en verano

Les proponemos un viaje abierto a la imaginación, basta con un atardecer mágico acompañado de quesos españoles y regado con nuestros mejores vinos.

 

Para la tabla de quesos españoles hemos seleccionado siete variedades con DO de distintas regiones y que incluyen quesos de vaca, oveja y mezcla: Idiazábal del País Vasco, Roncal de Navarra, Zamorano de Castilla y León, Tetilla de Galicia, Queso de Mahón (Menorca), Cabrales de Asturias y nuestro Manchego.

 

1. Quesos Idiazábal y Cabrales con blanco DO La Mancha

quesos de ideazabal con vinos jóvenes DO La mancha

El Idiazábal es un queso de oveja, elaborado con leche cruda, cuyo color varía del blanco al marfil y puede presentarse ahumado o no. Originario del País Vasco, su sabor intenso y equilibrado tiene un tono picante que marida a la perfección con vinos blancos jóvenes.

Los vinos con tirilla Joven son obtenidos en la misma campaña vitivinícola en la que se etiquetan. Se elaboran controlando su temperatura de fermentación para mantener mejor los aromas y han de consumirse en un periodo no superior a nueve meses desde su elaboración para aprovechar todo su potencial aromático. Se aconseja una temperatura de servicio de 6-8º C en blancos y rosados y de 10-12º C en tintos.

 

2. Quesos Cabrales con blanco DO La mancha

cabrales con blanco DO La mancha

Otro queso para degustar con blancos jóvenes ligeros y afrutados es el Cabrales asturiano, que se caracteriza por un color verde-azulado y un fortísimo olor. De lasa cremosa se elabora con leche cruda de vaca o con mezcla de dos o tres clases de leche (vaca, oveja y cabra) y será más o menos amarillo cuanta mayor sea la cantidad de leche de vaca utilizada.

 

3. Roncal con tinto Reserva DO La Mancha

Siguiendo en el norte y con los quesos de oveja, el Roncal de Navarra tiene un sabor intenso, recio, un poco picante e inconfundible a leche de oveja. Es un queso de pasta dura, forma cilíndrica y color blanco amarillento, marfil, con una corteza dura y mohosa. El interior, compacto y exento de ojos, cuenta con pequeños orificios obligados para pertenecer a la D.O. Roncal. Marida con tintos de Reserva, tintos jóvenes y algunos rosados.

Los vinos de Reserva se caracterizan por tres años de envejecimiento natural, de los cuales al menos 12 meses deberán ser en barrica de roble y el resto en botella. La temperatura de servicio aconsejada es de 15-18º C.

 

4. Con queso zamorano, crianza o chardonnay

Si lo que apetece es disfrutar de una copa de Chardonnay por ejemplo, el queso Zamorano es una de las mejores opciones. Este queso de oveja se caracteriza por un tacto en boca suave, con una impresión untuosa muy agradable, algo adherente en los de maduración media, que combina con los blancos Crianza.

queso zamorano con crianza DO La Mancha

Su olor a leche de oveja, cálido y agradable, evoluciona con la curación para dar presencia a recuerdos de frutos secos, nueces y a matices picantes, más acusados en los más añejos.

Los Crianza se caracterizan por dos años de envejecimiento natural, de los cuales al menos 6 meses deberán ser en barrica de roble. La temperatura de Servicio es de 15 a 18º C, mientras que en los blancos se aconseja una temperatura de 10-12º C.

 

5. Blancos tradicionales con quesos de tetilla

Siguiendo con los blancos tradicionales, el queso gallego Tetilla, cuya forma recuerda a un seno inaugura los quesos de vaca de esta tabla. Se elabora en concreto con leche de vaca procedente de las razas frisona, pardo alpina o rubia gallega y se caracteriza por un olor suave, ligeramente ácido y un sabor lácteo, mantecoso, también ligeramente ácido y salado suave. Es de color amarillo paja natural y sin moho. Este producto marida además con vinos ligeros ya sean blancos o tintos con poca crianza.

quesos de tetilla con vino tradicional DO La mancha

 

Los vinos que ostentan la tirilla Tradicional se elaboran con el sistema tradicional reforzado con los últimos avances tecnológicos. Guardan un punto de distancia y equilibrio entre los vinos jóvenes y los de crianza y su vida natural es comparable a la de cualquier otro vino de crianza, aunque su conservación ha sido realizada en depósito o tinaja
La temperatura de servicio aconsejada es de 7-9º C en blancos y rosados y de 10-13º C en tintos.

 

6. Espumosos con quesos de Mahón

Al igual que el queso Tetilla, el queso de Mahón marida bien con blancos jóvenes, aunque también con Espumosos, vinos dulces y crianzas blancos.

quesos de mahon con espumosos DO La mancha

 

Este queso de vaca de consistencia compacta tiene una textura firme, corte entero y un color amarillo marfil. El sabor presenta matices de acidez mitigados, un leve recuerdo láctico con preponderancia del picante en los curados, que se va haciendo más acusada en los de mayor maduración. Los ojos son más o menos redondeados, distribuidos irregularmente y escasos, con un tamaño que no supera el de un guisante.

Los Espumosos  o también conocidos como Método tradicional son vinos que consiguen el carbónico de forma natural, gracias a una segunda fermentación en botella cerrada que hace que el CO2 no se pueda escapar y se integre en el líquido. Se dividen en Brut Nature, Extra Brut, Brut, Extra Seco y Semiseco y Dulce, dependiendo de la concentración de dulzor que quede en la botella, y la temperatura de servicio aconsejada es de 6-8º C.

 

7. Quesos manchegos con vinos DO La Mancha

Y cerramos esta selección con nuestro Manchego, que permite desde blancos fermentados en barrica a tintos de Crianzas y Grandes Reservas. El Manchego es un caso de maridaje regional que funciona perfectamente, en el que los productos comparten DO pero además se complementan.

quesos manchego con gran reserva DO La mancha

 

Con una maduración mínima de 30 días y de dos años máximo, el queso manchego exhibe un sabor ligeramente ácido, fuerte y sabroso que se transforma en picante en quesos muy curados. El color de la corteza es amarillo pálido o verdoso-negruzco cuando no se limpia la superficie de los mohos desarrollados durante la maduración. Mientras que la pasta varía desde el blanco hasta un marfil amarillento.

Sus características lo convierten en un queso ideal para maridar con tintos, que variarán en función de la curación, partiendo de vinos más jóvenes hasta llegar grandes reservas para los más curados.

Una de las variedades que mejor se adaptan es el Cabernet Sauvignon, pero maridan igualmente bien el Merlot y el Syrah, sin olvidar la variedad de tempranillo (Cencibel). La estructura de los tintos jóvenes de La Mancha tampoco se queda atrás en el maridaje con los quesos manchegos.

Para aquellos que prefieren los vinos blancos también puede combinarse con un blanco de crianza en roble.

Los vinos Gran Reserva cuentan con cinco años de envejecimiento natural, de los cuales al menos 18 meses en barrica de roble y el resto en botella.

La temperatura de servicio es de 15-18º C.

 

 

Maria Salvador & Vanessa Bó

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *