Teatro y vino: una amistad milenaria

corral-de-comedias-cuna-del-teatro-clasico-en-almagro

Por cuadragésima vez, julio ha vuelto a convertir a Almagro en el epicentro de los escenarios españoles, gracias a su Festival Internacional de Teatro Clásico, que este año presenta uno de los carteles más ambiciosos hasta la fecha. Sobre las tablas de los escenarios de la localidad ciudadrealeña pasaron, a lo largo de esta edición –que comenzó el 6 de julio y hasta el 30 de este mes-, 102 representaciones ofrecidas por 50 compañías procedentes de 13 países distintos.

Un teatro que ya desde la más remota antigüedad ha sido una constante en nuestra cultura, heredera de las raíces grecolatinas. A ellos, por supuesto, también les debemos el vino.

 

quevedo-y-lope-de-vega-brindan-con-un-tinto-do-la-mancha

Lope de Vega y Quevedo en la pasada de edición de Cervanvino en Madrid

La presencia del vino en el teatro ha sido una constante desde sus inicios en la Antigua Grecia, con una unión que ha perdurado a nuestros días de forma ininterrumpida. Más cercana en el tiempo, en una sociedad lacerada en las heridas sociales y económicas del Siglo de Oro, autores como Quevedo, Lope de Vega o el mismísimo Cervantes, hicieron del vino un personaje coetáneo a sus plumas.

 

 

 

Vino y Siglo de Oro en La Mancha

El vino de La Mancha también aparecía frecuentemente en las obras enmarcadas en el Siglo de Oro, cumbre de la creatividad en el teatro español… ¡Y no por casualidad!. Los escritores que pasaron por La Mancha, recorriendo sus campos plagados de vides, y probaban nuestros vinos quedaban gratamente marcados por esta experiencia que más tarde plasmarían, de un modo u otro, en su obra.

 

Obviando, lógicamente, las experiencias de Sancho, avezado catador, también hay referencias de Quevedo (que anduvo por el Campo de Montiel y cuyos huesos fueron a parar a la Villanueva de los Infantes) y el propio Lope de Vega. El fénix de los Ingenios españoles dedicó una obra al Galán de la Membrilla, municipio de La Mancha, en la provincia de Ciudad Real.

 

 

El gusto por el vino  era tendencia en la época, siendo consumida por personas de todo pelaje debido a su accesibilidad económica, y el teatro ha dejado una huella artística para el recuerdo.

El teatro es cultura, pero también el vino. Con el marco de esta unión que se ha fortificado durante siglos, ¿qué mejor forma de celebrar el Festival de Almagro que con un vino DO La Mancha?

 

Como los textos clásicos, que maceran y mejoran con el tiempo, el vino en crianza es aliado del  largo sueño de madera.

 

Sueños de Quevedo en el teatro aurea de Almagro

Sueños de Quevedo protagonizada por Juan Echanove fue una de las obras que más gustaron al público en Almagro

 

Y la vida es sueño, que diría aquel…

Además, puedes completar la experiencia con la recomendación de maridaje especial para la ocasión que te ofrecemos en nuestro blog: cordero y berenjenas de Almagro, receta típica por excelencia de la localidad, que acompañada por un vino manchego hará las delicias de los comensales que disfrutan del que ya es uno de los festivales de referencia en el arte artes escénico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *