Una copa de vino al día

Salud cardivascular y consumo de vino moderado están relacionados

 

Descorchar una botella de vino y degustar sus texturas y aromas no es solo una forma de disfrutar del sabor de nuestra tierra. Tampoco, como muchos suelen creer, un placer prohibido al que acudir lo menos posible por motivos salubres. Pero nada más lejos de la realidad.

Tal y como hemos apuntado en alguna ocasión, consumido siempre con moderación, el vino contiene virtudes nada desdeñables a la hora de llevar unos hábitos de vida saludables, como pueden ser el ejercicio físico o una dieta equilibrada. El médico endocrino del Hospital Mancha Centro de Alcázar de San Juan Florentino Val es uno de los defensores del consumo responsable de nuestros caldos preferidos, de los que destaca las numerosas propiedades beneficiosas que contienen, tal y como nos cuenta en la siguiente entrevista.

 

florencio-val-medico-endocrino-en-el-hospital-mancha-centro

Florencio Val, médico endocrino en el Hospital Mancha Centro de Alcázar de San Juan

  

  1. ¿El vino engorda? ¿Es compatible con hábitos saludables?

El vino engorda en cuanto al poder calórico propio del alcohol, que son 7 kcal aproximadamente por cada gramo del mismo. Por tanto, el contenido energético del vino dependerá de su graduación alcohólica. El vino es compatible con hábitos saludables siempre y cuando se integre en una dieta mediterránea acompañado de actividad física regular.

 

  1. ¿Cómo ayuda a nuestro organismo?

La mayoría de la evidencia científica del vino, especialmente el vino tinto, gira en torno a la prevención  de la aparición de enfermedades cardiovasculares, especialmente a nivel cardiaco. También, en este sentido, exiten estudios, algo limitados en cuanto a metodología, que muestran un posible efecto beneficioso del vino en los niveles de la glucemia tras las comidas.

 

  1. ¿Cómo se debe integrar el vino en la dieta para que sea saludable? ¿Con qué alimentos es recomendable acompañar su consumo?

El vino debe formar parte de una dieta mediterránea saludable que es la dieta que ha mostrado superioridad en cuanto a beneficio cardiovascular. La dieta mediterránea se caracteriza por dos aspectos fundamentales. En primer lugar se define por una ingesta abundante de verduras, frutas y hortalizas y, en segundo lugar, por utilizar como grasa fudamental el aceite de oliva. En una dieta saludable también debemos tener en cuenta el reparto adecuado de los nutrientes a lo largo de todo el día, evitando grandes tiempos de ayuno.

 

 

  1. ¿Es necesario fomentar el consumo responsable de vino? ¿Se hace lo suficiente?

Es necesario para favorecer su consumo en detrimento de otras bebidas alcohólicas de alta graduación sin beneficios para la salud. Aquí es importante insistir en que el consumo de vino ha de ser responsable y en las cantidades indicadas, que vienen a ser unas dos copas pequeñas de vino al día acompañando las comidas principales.

 

  1. ¿Por qué a nivel social no se suele valorar la relación entre vino y salud?

Esto es una opinión y se escapa de mi campo el poder analizar las causas aunque creo que uno de los motivos puede ser la importante oferta y publicidad de otras alternativas como cerveza, bebidas de alta graduación y refrescos. En este sentido, me gustaría destacar el importante perjuicio de los refrescos azucarados sobre nuestra salud.

 

  1. ¿Se pueden compaginar vino y deporte? ¿Cómo?

No existe una evidencia científica fuerte que analice la relación entre el vino y el deporte. Por tanto, recomendamos evitar elconsumo previo a la realización de ejercicio y durante el mismo. No obstante, vuelvo a insistir en el consumo responsable y preferentemente durante las comidas principales.

 

  1. ¿Es posible seguir una Dieta Mediterránea con los ritmos frenéticos que seguimos hoy día?

El seguir una dieta mediterránea no precisa de grandes cantidades de tiempo para llevar a cabo una dieta adecuada. Tan sólo hace falta elegir las opciones más saludables (frutas, verduras, carnes magras…) que  se pueden encontrar ya limpias y preparadas para el cocinado. Además, deberíamos optar por formas de cocinado saludables (cocción, horno, microondas, plancha…) que también son rápidas.  Al fin y al cabo es cuestión de modificar los hábitos nutricionales y de actividad física.

 

  1. ¿Qué cree que ha fallado para que otros bebidas de alta graduación, sean hoy bebidas cool (gin tonic, por ejemplo) y el vino acompañado en las comidas siga estando demonizado?

Como he comentado yo creo que es un problema fundamentalmente cultural y una moda fomentada por la publicidad porque, en realidad, no hay ningún motivo científico relativo a la salud.

 

 

@marioescr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *