2003-AlbertoGarciaVillora2

Elixir de eterna juventud, pactos sobrenaturales con el diablo (mito de Fausto en Goethe) y hasta incluso lienzos malditos que reflejan el alma corrupta de una falsa apariencia joven (El retrato de Dorian Grey de Oscar Wilde). La tradición literaria, desde tiempos inmemoriales ha retratado el “eterno” anhelo del ser humano por escapar a los designios inevitables del paso del tiempo. Juventud es plenitud y hasta morir en el cenit de la juventud (como mártir o víctima) ha pasado a nuestros días como un icono inmortal del romanticismo. Envejecer, ha sido por tanto visto en occidente como signo decrépito del ocaso vital de los tiempos.

Vino y vid, cómplices del tiempo

Curiosamente, el vino ha visto siempre al tiempo como factor clave para su evolución. Salvo los vinos jóvenes (que deben ser consumidos preferentemente en el mismo año de cosecha para apreciar sus virtudes), están los vinos que han pasado por madera, al que le sientan muy buenas las arrugas del tiempo causadas por el roble.

5-JoseRamonLunadelaOssa

En la vid, la experiencia de inviernos y primaveras se valora muy especialmente por el agricultor. Si bien su comportamiento aporta rendimientos muy inferiores a las cepas jóvenes, de mayor vigor productivo, la calidad de sus racimos es infinitamente superior. Una calidad generacional que se traduce en la tradición centenaria para viñedos en zonas históricas como La Mancha.

La vid no acaba en la tierra

La generosidad de una viña no acaba desde el punto de vista de su final productivo, cuando llegados a su final, sus cepas son arrancas y dejan de regalar su ofrenda de fruto para el otoño. Cultivo leñoso, rudo y robusto, la vid encuentra muchos otros destinos, que la convierten en elemento duradero y casi eterno.

No solo es muy apreciado como combustible en hogueras y chimeneas (el más triste de sus finales), la vid puede ser valorada para otros destinos más estéticos. Ya sea por sus formas caprichosas y retorcidas, la cepa puede ser un elemento único, cual obra de arte, para decorar el interior de nuestra vivienda. Lo más común es localizarlas en dormitorios como lámparas de aplique.

Lámpara artesana de cepa

Foto: http://kriptoni.blogspot.com.es/2014/01/lamparas-artesanas-de-cepa.html

Un buen barnizado junto a un adecuado pulido de la superficie convierten a estas lámparas en adecuados complementos de cualquier estancia, con toques rústicos y campestres.

 

cepa lámpara de aplique
Fuente: http://vidluminaria.blogspot.com.es/2014_01_01_archive.html

También en el salón, como lámparas de techo.

 

Lámpara de techo
Fuente: http://vidluminaria.blogspot.com.es/2014/04/lampara-de-cepa-016.html

Incluso podemos encontrar cepas como soportes para reloj, en un paradójico ejemplo de su testimonio del paso del tiempo.

 

Cepa vaso reloj
Fuente: www.todocoleccion.net

Cepas, que además de resultar decorativas nos permiten con bucólico recuerdo apreciar (copa de vino en mano)  el cariño de su maternidad en fruto, por aquellos racimos que tan generosamente aportaron para mosto de algún vino.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here