Vino y literatura

Vino DO La Mancha y Quijote

Proponemos un viaje al paladar desde los sentidos y el intelecto con el  maridaje de cinco lecturas para cinco vinos.

Es probablemente, uno de los placeres más ajustados al descanso estival. Sentarse en un tu rincón favorito, e incluso, (puestos a imaginar) hacerlo en el rumor cercano de las olas, mientras los menudos dedos de los pies juguetean con la fina arena.

Más interesante puede resultar sumergirse en la lectura, acompañado de tu vino favorito. Porque, literatura y vino han ido unidos a lo largo del tiempo, con apariciones de nuestros vinos preferidos en numerosas obras, en muchas de ellas con un papel especialmente relevante. Pero el vino no tiene porqué acompañar a las páginas de un libro únicamente desde el interior de las historias que cuenta, también puede hacerlo desde el paladar del lector.

Esta puede ser una placentera combinación de aficiones con infinitas variables, pero hemos querido realizar nuestra particular selección. Afortunadamente, los gustos literarios y enófilos son puramente subjetivos.

  1. El Principito: joven

 No te alarmes. Aunque se considera un clásico infantil, en realidad este mítico texto de Antoine de Saint-Exupéry no es solo cosa de niños, pues trata temas de carácter existencial con una gran profundidad. Además, seguro que lo leíste durante tu infancia, por lo que puede ser una buena forma de rememorar esta etapa.

 

el-principito-podria-maridar-con-un-vino-do-la-mancha

 

Para disfrutar del que seguramente sea uno de los cuentos más famosos de la historia, te recomendamos vinos jóvenes, que tomados en el mismo año de su cosecha, te harán disfrutar de su aroma en todo se esplendor mientras redescubres este libro. Su frescura en boca, con toques gráciles y frutales son  un complemento adecuado para la ternura que irradian sus páginas.

 

  1. Cien años de soledad: tradicional

La obra cumbre de Gabriel García Márquez merece una lectura reposada para analizar cada uno de los entresijos que acompañan a esta increíble historia, principal responsable de que su autor se llevara el Nobel de Literatura en 1982. Hay quien opta por disfrutar este clásico de la literatura latinoamericana junto al papel y lápiz para trazar los croquis que resuman los entresijos familiares de los innumerables personajes de la novela.

cien-anos-de-soledad-como-ejemplo-de-literatura-con-vino

 

Reposado también debe ser el vino que acompañe a las cuidadas líneas del colombiano, por lo que sugerimos que antes de abrir la cubierta descorches una botella de corte tradicional, cuyo mestizaje te hará disfrutar como ningún otro del realismo mágico latente en ‘Cien años de soledad’.

 

  1. Los Pilares de la Tierra: envejecido en barrica

Hablar de Ken Follet es hablar de uno de las firmas con mayor número de ventas de la literatura actual, siendo todo un paradigma de literatura contemporánea enfocada  al gran público. A Follet le debemos el mérito de haber introducido al lector en las pasiones y los  desvelos del rudo medievo con los Los Pilares de la Tierra.

 

ino-en-las-fiestas-medievales-presente-en-la-novela-de-ken-follet

El vino no ha faltado en las torres del homenaje de los castillos medievales

 

Su extensa longitud y el carácter de novela histórica merecen un vino envejecido en barrica, cuyas reminiscencias de roble te acompañarán durante las horas que Kollet te mantendrá sin despegar el ojo. Los tintos robles, muy requeridos por cierto por el gran público, son tintos que asoman leves y sutiles toques de madera sin esconder los aromas de fruta roja que tanto seducen al consumidor actual. Los meses ligeros de paso por madera además le ayudan a redondear el vino, “domando” la dureza tánica que suele acompañar a los vinos jóvenes. Una opción, nada despreciable, es descorchar también un tinto joven que ha reposado algún tiempo en botella (bien conservado). Su disfrute puede asemejarse al placer de la relectura de novelas como Los Pilares de la Tierra

 

  1. La legión perdida: vino dulce

 Publicado en 2016, hemos optado por el  último de los libros, que completa la saga dedicada a Trajano, pero podíamos haber escogido, perfectamente, cualquier otro de los escritos por Santiago Posteguillo. Desde que saliera a las librerías, en 2008, Africanus, el hijo del cónsul con una trilogía magistral sobre Escipión y las guerras púnicas entre Cartago versus Roma, el escritor valenciano se ha convertido en una referencia directa para los amantes de la novela histórica ambientada en la Antigua Roma.

posteguillo junto a su novela

 

Hace años, la revista ‘Consejo Abierto’ pudo además entrevistar a Posteguillo y hablar de la cultura del vino en el mundo clásico. Sus personajes marciales encuentran familiar una copa de vino como un gesto normal y cotidiano. En homenaje a los gustos romanos y sus ofrendas a Baco, proponemos un vino de corte dulce, por ejemplo, un moscatel que tanto seduce a los más golosos.

 

  1. Don Quijote de La Mancha: reserva

No podíamos cerrar sin mencionar a la obra cumbre de las letras españolas, siendo, después de la Biblia, el libro más impreso en todo el mundo. La última de las novelas de caballerías vio la luz en 1605, en su primera parte, marcando un punto de inflexión en el género. A lo largo de los siglos se han vertido ríos de tinta para interpretar la genialidad de Cervantes, capaz de entusiasmar al lector universal con la dualidad psicológica de sus personajes: Sancho y Quijote, realismo frente a ideal; cordura frente a demencia; pragmatismo frente a quimera…no hay mejor vino que un tinto reserva, a poder ser de variedad tempranillo, la uva autóctona en La Mancha.

 

don-quijote-de-la-mancha-y-reserva

 

Su descorche reposado, (mejor todavía es decantado) permitirá su disfrute conforme pasan los minutos sobre la copa, conforme el libro se va “oxigenando” y las aventuras y desventuras de nuestro hidalgo caballero por la llanura manchega, que nos arrancan una sonrisa de placer y disfrute, como los aromas terciarios del tinto reserva y la potente estructura de su paso por boca.

 

One Comment

Antonio Guzmán Velasco

Excelentes sugerencias para saborear de manera paralela una lectura y un vino en el espacio y tiempo ideal seleccionado, salud y felicidades a la MANCHA.

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *