La dieta mediterránea es la dieta más saludable del mundo. No solo es una sospecha generalizada, sino una constatación de la propia Organización Mundial de la Salud (OMS), que destaca su importancia para hacer frente a las enfermedades cardiovasculares.

Pero hay más. La dieta mediterránea también influye en nuestro estado de ánimo, siendo todo un apoyo para superar situaciones de ansiedad o depresión. Hasta tal punto, que los expertos creen que la propia dieta mediterránea es per se un propio estilo de vida, que resume, no solo la ingesta de alimentos en una composición equilibrada sino también las prácticas de actividades saludables.

Control de la presión arterial
La dieta mediterránea puede prevenir contra enfermedades cardiovasculares

La dieta mediterránea y la salud

Frente a otras dietas con un fuerte aporte de grasas polisaturadas, y mayor presencia de grasas animales, numerosas organizaciones científicas han bendecido a la dieta mediterránea por sus beneficios en el organismo, subrayando en su consumo la reducción en la probabilidad de padecer enfermedades cardiovasculares, y un menor riesgo de otras patologías como la diabetes, el alzheimer o incluso en determinados tipos de cáncer.

La dieta mediterránea puede reducir la depresión en un 35%

Investigadores de la Academia Americana de Neurología han experimentado con la alimentación de varios grupos de personas durante tres meses. Los resultados no dejan lugar a dudas: quienes se alimentaron a base de pescado, verduras, granos enteros y frutas redujeron sus niveles de depresión en un 35%. “Consiste en comer para sentirse bien”, explican.

El optimismo de las dietas saludablesEn concreto, la investigación parte del instituto de cardiología TriHealth. A raíz del hallazgo, han puesto en marcha una cocina en el campus del hospital Bethesda North para explicar los entresijos de la dieta mediterránea.

“Vamos a tener una cocina de pruebas para educar y enseñar a la gente sobre esta dieta”, comenta el doctor Stephen Lewis, uno de los que está a cargo del proyecto: “Tendremos recursos y educación para pacientes y familiares. Todo con la idea de la prevención”.

¿En qué consiste la dieta mediterránea?

Su cimentación en productos provenientes de la llamada triada meditarréna (olivo, vid y cereal) asimila su localización a los países de la propia orilla del mar Mediterráneo (mare nostrum), con un fuerte sustrato común en la romanización: España, Italia, Francia, Grecia, países de la antigua Yugoslavia, Turquía, Túnez, Egipto, Marruecos o Argelia.

Desde hace siglos, los pueblos del mediterráneo vinculan su viticultura con Roma
Desde hace siglos, los pueblos del mediterráneo vinculan su viticultura con Roma

No obstante, la asunción de la dieta mediterránea también se puede extender a otras zonas de la Europa continental como la Francia interior, Rumanía o incluso otras latitudes con similaridad climatológica como el estado de California, Sudáfrica o algunos puntos de Australia.

 Entre los paralelos 50ºN y 40ºS se dan las condiciones idóneas para la viticultura.

La grandeza de la dieta mediterránea no solo reside en su calidad, sino también en la diversidad de alimentos que abarca. En ella podemos encontrar desde verduras y frutas hasta frutos secos, semillas o cereales integrales, pasando por legumbres, patatas, pescado, marisco o huevos. Las carnes rojas, por contra, deben ser solo para ocasiones puntuales.

Para el doctor Lewis, la dieta mediterránea a mejorar la alimentación de las personas porque “elimina la carne roja y los productos procesados, como determinados lácteos o productos”.

El consumo moderado de vino: la clave

Y todo estará mejor si se acompaña de aceite de oliva virgen extra y, por supuesto, una copa de vino. Por supuesto, de forma moderada, ya que los excesos no son recomendados en ninguna dieta. Los expertos recomiendan el consumo de entre una y tres copas diarias, siempre dependiendo del metabolismo, que es distinto para mujeres y hombres.

Así que saborear bien tu ración de vino diaria completará tu dieta a la perfección. Además de reportar ese placer en el paladar que tanto satisface a nuestros winelovers, mejorará tu funcionamiento cardiovascular gracias a su particular aportación de ácidos grasos.

Pirámide de alimentación saludable
Pirámide de alimentación saludable con presencia de consumo de vino en moderación y ejercicio diario.

También hay que tener en cuenta de la importancia de los polifenoles, cuya presencia varía según el tipo de vino escogido. A mayor cantidad de estos componentes naturales en una etiqueta, mayor bienestar para quien la consuma.

El vino de La Mancha y la dieta mediterránea

¿Cuál es el mejor vino para gozar de una dieta mediterránea en plenitud? Generalmente, las variedades tintas, que son ricas en resveratroles, un tipo de polifenoles.

En el consumo moderado de vino, especialmente tinto, existen propiedades beneficiosas presentes en el hollejo de la uva como el resveratrol.

Los vinos de DO La Mancha ofrecen una amplia gama varietal de tintos. Tradicionalmente, los tintos jóvenes han sido muy apreciados en las bodegas manchegas por sus buenas condiciones organolépticas, destacando sus virtudes cromáticas, intensidad y a profundidad aromática  para el consumo diario.

Los vinos con crianza mantienen intactas sus propiedades de resveratrol
Los vinos con crianza mantienen intactas sus propiedades de resveratrol.

Pero también cabe apostar por aquellos tintos con un paso por barrica. O, por qué no, darte un homenaje con tintos de mayor reposo en madera como un reserva o un gran reserva, disfrutando de sus cinco años de envejecimiento natural.

Aun en el interior peninsular, a cientos de kilómetros de la costa, las vides que salpican la llanura manchega poseen inherente el espíritu mediterráneo…como hace milenios, aquellas elites de la cultura íbera, seducidos por la magia viticultura que venía de Roma.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here