La dieta mediterránea es mundialmente famosa, y conocida por ser una de las dietas más sanas del mundo.

Además, en mayo del pasado año, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalaba que esta dieta está directamente asociada con una menor tasa de mortalidad. Esto ocurre en especial gracias a sus efectos en la prevención de enfermedades cognitivas, cardiovasculares y otras como el cáncer y la diabetes tipo 2.

Esta tradicional dieta, que se complementa con la práctica regular de ejercicio físico y con el clima de los países contiguos al Mar Mediterráneo, se basa en los ingredientes propios de la agricultura local de estos países, fundamentalmente España e Italia.

Entre los productos que más se recomiendan sobre esta dieta se encuentran algunos como las verduras, frutas y legumbres, el pescado, la carne blanca, el arroz, la pasta, los frutos secos, el aceite de oliva y el consumo de vino, siempre con moderación.

Es un hecho que la comida sana (en este caso, del tipo mediterránea), se complementa a la perfección con el vino.

A sus ya conocidos beneficios, hay que sumarles un buen funcionamiento cardiovascular.

Diversos estudios científicos afirman que el consumo moderado de vino tinto, blanco o rosado como acompañante de las comidas proporciona una mayor cantidad de ácidos grasos, que son beneficiosos a la hora de protegernos de enfermedades cardiovasculares.

En definitiva, el vino y la comida mediterránea se complementan en tanto que potencian los efectos saludables entre ambos.

Problemas para seguir una alimentación saludable en verano

En pleno verano o vacaciones, se nos plantea el reto de mantener nuestra rutina alimenticia pese a todos los planes imprevistos, vacaciones, comidas fuera de casa…

Pero realmente, el verano trae consigo un sinfín de beneficios en cuanto a la dieta mediterránea: encontramos más variedad de frutas y verduras que en el resto del año, abundan los pescados en zonas de playa, tenemos más tiempo para comprar y cocinar comida sana y podemos hacer más ejercicio al gozar de más tiempo libre.

En cuanto a la alimentación, debemos vigilar aspectos como el consumo de agua, el aumento del riesgo de infecciones alimentarias (por la mayor exposición del los productos al sol), riesgo de ingestas de agua no potable…

Vino y salud

En el contexto de una dieta equilibrada, como ya se ha mencionado anteriormente, el vino puede tener numerosos efectos beneficiosos para la salud, siempre y cuando sea consumido con moderación combinado con un patrón de estilo de vida saludable.

Copas de tinto DO La ManchaPero, ¿qué entendemos por un consumo moderado? 

Los expertos como Ramón Estruch, uno de los investigadores del Centro de Investigación Biomédica en la Red Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBERobn), afirman que la cantidad ideal estaría entre una copa y un máximo de tres al día, dependiendo del sexo.

Esto se debe a que el metabolismo del alcohol es diferente para hombres y mujeres.

Los efectos positivos de seguir esta dieta se incrementan al añadir vino al patrón alimentario.

“La dieta mediterránea sin vino es saludable, pero al añadir esta bebida se consigue un mayor efecto protector“.

Respecto a las características del vino, los expertos afirman que éstas no son tan relevantes.

Esto se debe a que parte de los beneficios del consumo de este alimento tradicional se deben al alcohol que contiene, aunque también influyen los polifenoles.

Por ello, el vino que contenga mayor número de polifenoles tendrá mayores efectos saludables y, en concreto, es el vino tinto el que goza de mayor grado de contenido de polifenoles, en concreto resveratrol.

Lo ideal sería escoger un buen vino Denominación de Origen La Mancha, para acompañar con cualquier plato.

A lo largo de la trayectoria del desarrollo de esta dieta se ha conseguido el reconocimiento global de este saludable patrón alimenticio y cultural.

Pero ahora, lo que debemos conseguir es el seguimiento constante de dicha dieta, para mejorar en nuestras condiciones de salud y calidad de vida. Para comenzar este cambio, el mejor momento es ahora, en verano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here