Vino y juventud

Aunque para muchos la juventud sea más un estado mental, que un número en el D.N.I., la realidad es que mantenerse eternamente joven es quizá el anhelo más extendido del ser humano.

De hecho, en el ciclo de nuestra vida, la juventud llega tan pronto como se marcha. Un paso tan efímero que nos empeñamos en extender el mayor tiempo posible y cuyo origen es más remoto de lo que podemos imaginar. Y claro, alrededor de esa ansiada juventud, han aflorado numerosos mitos y leyendas. Fuera de esas fábulas, el vino se erige como un gran aliado de la juventud, gracias a algunos de sus componentes.

Grecia y Roma, impulsores de la juventud y belleza

Discóbolo o Lanzador de disco, Mirón de Eleuteras
Discóbolo o Lanzador de disco (450 a.C.), Mirón de Eleuteras// Expresa la armonía, la fuerza y ​​el vigor de la juventud del cuerpo// Fotografía: José Carlos Pames

Luchar contra el paso del tiempo es el mayor hándicap contra el que ha batallado siempre el ser humano. Algo inevitable que unos han anhelado de forma espiritual, otros de manera física y muchos han codiciado las dos. De hecho, existen multitud de mitos y leyendas que narran cómo grandes personajes de la historia han dedicado su vida a encontrar el secreto de la eterna juventud, o por lo menos, vivir más y mejor.

Por ejemplo, Alejandro Magno (356 a.C. a 323 a.C.) buscó el Agua de la Vida. Ponce de León (1424 d.C. a 1521), por su parte, quiso encontrar en sus famosas expediciones transatlánticas la Fuente de la Eterna Juventud y los alquimistas no cejaron en su empeño de encontrar el Elixir de la Vida. Aunque con distinto nombre, todos ellos codiciaban lo mismo; una búsqueda infructuosa que, a día de hoy, sigue sin obtener resultados.

El Jardín de las Delicias, de El Bosco, retrata la 'fuente de la eterna juventud'
El jardín de las delicias, El Bosco// En el centro del tríptico su autor recrea la fuente de la eterna juventud

Entre los grandes mitos, el más célebre es la Fuente de la Eterna Juventud; una especie de manantial en el que, cualquiera que se diera un chapuzón o bebiera de sus aguas, recuperaría su juventud. El historiador y geógrafo griego, Heródoto (siglo V a. C.), dejó escritos sobre ello. Incluso en el arte se plasma la juventud eterna, como en el Jardín de las delicias de El Bosco (1450-1516), conformando la parte central de este tríptico. Cabe destacar también, la certeza de Alberto Magno (1243 a 1245) de haber encontrado la Piedra Filosofal. Este filósofo y teólogo alemán fue mentor de grandes pensadores como Tomas de Aquino.

Mejorar nuestro interior y exterior; una realidad más factible en la que el vino juega un papel significativo

El vino tinto contiene resveratrol, un antioxidante para prolongar la juventud

Teniendo en cuenta que la ciencia ha demostrado que no existe absolutamente nada que pueda regalarnos la vida eterna

lo más sensato es aprovechar la vida que tenemos y disfrutarla al máximo.

Hábitos saludables para alargar la esperanza de vida

 Hacer ejercicio y adoptar una dieta conveniente, pueden llegar a ser los factores más importantes para estar sanos por dentro y por fuera y, por lo tanto, sentirnos jóvenes durante más tiempo.

El camino hacia la juventud no tiene por qué ser arduo. De hecho, una copita de vino tinto puede ser, además de un gran placer, una excelente ayuda para la frescura de nuestro organismo.

Uno de los componentes del vino tinto es el resveratrol; denominado por algunos científicos como la molécula milagro.

Esta sustancia química actúa como un antioxidante natural y se encuentra en la piel, las semillas y el zumo de las uvas.

Tomando siempre vino tinto con moderación, el resveratrol podría ayudar a ayudar a prevenir el daño a los vasos sanguíneos, reducir el colesterol de lipoproteína de baja densidad, conocido como colesterol malo, así como prevenir los coágulos sanguíneos.

No obstante, la juventud se debe aceptar como un tramo más de la vida. A pesar de estar continuamente avasallados con iconos publicitarios, muchas veces irreales e inalcanzables,  lo ideal es disfrutar de lo bonito que cada etapa lleva consigo.

Además, cuidar de uno mismo, física y psicológicamente, permitirá llevar una mejor calidad de vida. Mientras tanto, empápate de los pequeños placeres de la vida; por ejemplo, disfrutando de una buena copa de vino de la D.O. La Mancha acompañado de esas personas que alegran tu día a día.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here