Vino tinto

Investigadores norteamericanos descubren los beneficios del resveratrol en el tratamiento contra el acné

De nuevo, el resveratrol y sus beneficios como antioxidante podrían estar detrás del reciente estudio realizado por la Universidad de California que podrían afirmar en el consumo moderado de vino tinto  nuevas propiedades beneficiosas para curar o al menos, reducir la incidencia del acné.

Como saben el acné es una enfermedad que afecta a las glándulas sebáceas de la piel, teniendo  consecuentes repercusiones estéticas en el 80 % de la población joven y adolescente entre 11 y 30 años. Se caracteriza por la aparición de las conocidas espinillas, u obstrucción de los folículos con la erupción de granos de cabeza blanca. En ocasiones dolorosos, dejan cicatriz cuando son inconvenientemente tratados.

Pues bien, según la Universidad residente en Los Ángeles de la que se hace eco algunos medios en Estados Unidos, una ó dos copas de vino tinto al día contribuyen a mejorar, no solo el estado anímico del consumidor, evitando la caída en la depresión,  su propia salud cardiovascular o las posibilidades de contraer el cáncer, sino que ahora, por medio del resveratrol en combinación con benzoyl peroxide podría permitir un tratamiento de cura contra la bacteria del acné (ropionibacterium acnés).

Se dice de la buena salud en los niveles coronarios para el consumidor de vino

El estudio, según remite las primeras conclusiones del estudio fue realizado personas voluntarias con resultados efectivos, como tratamiento antibacteriano, pudiendo inferirse en un futuro, que el resveratrol podría ser un tratamiento terapéutico novedoso por acabar con el tan molesto acné.

Como infiere la autora del estudio, Emma Taylor, “combinación de ambas sustancias ofrecen un ataque antibacteriano más efectivo”. Con la salvedad, añade, de que el “resveratrol ofrece efectos de menor toxicidad que el benzoyl peroxide.”

Resveratrol, sustancia milagrosa contenida en el vino

Resveratrol, sustancia milagrosa

Conocido antioxidante presente en otras bebidas como el té negro, el café o incluso en frutos secos como las nueces y el cacahuete, el resveratrol aparece en el vino tinto debido a que éste macera más tiempo en contacto con el hollejo de la uva, donde se encuentra. Su capacidad para reducir el envejecimiento de las células previniendo la acción de los llamados ‘radicales libres’, ha convertido al resveratrol en una sustancia muy preciada en diferentes fármacos. Sin entrar a dilucidar su eficacia, y defendiendo, siempre una postulación de la Dieta Mediterránea, con hábitos saludables, como la práctica de ejercicio diario y el consumo moderado de vino integrado en las comidas diarias, apostamos por el resveratrol desde su aportación natural presente en los diferentes alimentos, y como tal, de manera también natural y orgánica en el vino.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here