Visitamos el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera, uno de los entornos ambientales con mayor volumen de visitantes de Castilla La Mancha

“Creadas por el encanto del mago Merlín”…reverberan las palabras de Cervantes en aquel visitante que contempla asombrado el entorno. Como aquel torrente frutal de un tinto joven en copa, también los sentidos quedan “embriagados” por la cascada de aromas que fluyen en la retina del visitante primerizo.

Aquel viajero de ruta por La Mancha que acude por primera vez a Ruidera y sus lagunas, cuando lo hace desde la llanura manchega, vasta y extensa, (incluso hostil en los rigores térmicos del estío) percibe la sensación de acudir a un oasis, un remanso de paz, bálsamo y conjura contra el frenético  ritmo; parapeto de la madre naturaleza de aquella existencia urbana que tanto nos ahoga (y que hoy llamamos civilización).

 

 

Traicioneras en aquel nadador incauto que desprecia sus corrientes, sus cristalinas aguas de un azul puro e intenso invitan al refrescamiento estival con  verdes contrastes en sus orillas, pino mediterráneo, encinar en sus márgenes, álamo, olmos,  junco,  matorral e hinojo, espino…regalo sensorial para el bañista. “Aunque el parque reciba sus visitas en los meses centrales de verano, para el verdadero ecoturista otoño y primavera son las dos estaciones idóneas”, nos comenta José Antonio Pizarro, director del Parque.

 

“Las lagunas de Ruidera son mucho más que una playa interior, es un Parque Natural único en España a nivel geológico”

 

De hecho, pese a que las Lagunas de Ruidera concentran su gran demanda en el verano (hasta 13.000 visitantes en fin de semana de agosto, por ejemplo), la oferta es amplia y variada para disfrutar sus secretos. Senderismo, ornitología, rutas guiadas, kayak, submarinismo, ciclismo btt son algunas de las opciones que han hecho reinventarse a Ruidera como reclamo de turismo activo, sostenible y anual, más allá de la oferta recreativa estacional.

Belleza kárstica

Según este ingeniero forestal, y funcionario de la Junta de Comunidades, el secreto de Ruidera está en sus entrañas “con la composición de bicarbonato cálcico de la propia agua que forman precipitados de caliza.

 

 

 

 

 

Ruidera es espacio único por sus barreras de tobas que delimitan sus quince lagunas con otras en desnivel. Solamente Plivic en Croacia tiene esa singularidad”, subraya Pizarro, advirtiendo de la necesidad cívica en respetar estos espacios. Para el director del parque con mayor afluencia turística de Castilla La Mancha, Ruidera es algo más que una zona de baño interior. Es un Parque Natural con un delicado ecosistema. “Caminando simplemente, sin respetar las zonas delimitadas como las barreras tobaceas podemos acabar con un espacio muy sensible”.

“Se ha desarrollado un APP pionera en estos espacios naturales para que los senderistas puedan disfrutar sus espacios como un museo al aire libre”

 

Plano de las Lagunas de Ruidera
Plano de las Lagunas de Ruidera

 

Ruidera y las lluvias

La imagen se repite en ciclos que alternan los periodos de carestía hidrológica con estampas asoladas en sequía frente a los años de buena generosidad pluviométrica. José Antonio Pizarro,  es prudente:  “la situación es buena”.

 

El director de las Lagunas de Ruidera, José Antomnio Pizarro, contempla el hundimiento
El director de las Lagunas de Ruidera, José Antomnio Pizarro, contempla la cascada del Hundimiento

 

Como explica el director del parque, los aportes provienen del acuífero 24, que “no es tan somero como en otras partes donde el agua aflora con más facilidad con las lluvias. Las precipitaciones de finales de invierno han sido buenas y eso se va reflejando en los manantiales. Si el ritmo continua es posible que las lagunas rebosen y vuelven a aparecer las cascadas entre ellas”.

Los tesoros geológicos de Ruidera

El Hundimiento es literalmente, es un salto de agua de unos 15 metros provocado por el corrimiento o fractura de las tierras tras una potente avenida de agua y la erosión continuada de la caliza. Las testimonios de los lugareños lo cuentan con asombro en las crónicas relatándose el suceso en 1545; aunque no sería hasta las relaciones topográficas de Felipe II en 1575 cuando se diera constancia al fenómeno en las términos municipales de las vecinas Alhambra y Argamasilla de Alba: “sucedió un hundimiento en el heredamiento de Ruidera a causa de que reventó una laguna por la grande avenida y muchedumbre de aguas que sobrevino; la cual rompió y arrancó los molinos que a la sazón Su Majestad tenía en el dicho heredamiento, y un grandísimo cerro y peñascos, e hizo un espantable hundimiento que hoy día está de presente y se vieron en grande peligro los que a la sazón residían en el dicho heredamiento”

 

Para concoer mejor las Lagunas de Ruidera

www.lagunasderuidera.net
http://areasprotegidas.castillalamancha.es/
APP: Lagunas de Ruidera

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here