La Mancha es una tierra de muchos sabores, aunque sea conocida por el queso, el aceite y el vino. Me encantan los matices de su gastronomía. Por eso siempre recomiendo utilizar la mayor cantidad de productos manchegos cuando nos metemos entre los fogones. Un ejemplos es el lomo de Ciervo de los Montes toledanos sobre una crema hecha con setas conquenses y perita al vino, obviamente de la tierra, y mejor aún si se encuentra dentro de la Denominación de Origen La Mancha.

El ciervo marida con el tinto

Lo más común suele ser que maridemos la carne de caza con un vino tinto. Entre la variedad de vinos tintos manchegos nosotros nos tornamos por la nobleza de un Reserva de la variedad Cencibel. Los matices de madera de este vino matizan el sabor del ciervo; Por ello, son la mejor compañía.

Ten en cuenta el servicio

Jabalí, corzo o ciervo son carnes amigas del vino tinto, pero no vale tomar este a cualquier temperatura o en un vaso de plástico.

La mejor temperatura para disfrutar al máximo de los matices de un Reserva oscila entre los 17ºC. ¡Pero no te pases de calor! Aunque acentúen los sabores más dulces, los alcoholes taparan demasiado la esencia del vino.

Por otro lado, la copa debe ser algo abierta. Nuestra recomendación es que utilices una de tipo Borgoña para captar mejor los aromas y lo sabores del Reserva.

tinto acompañante de la carne de ciervo

Si no eres “tintero”, no te preocupes

Como siempre decimos, el maridaje es una cuestión de gusto. Hay quienes prefieren los toques afrutados de un Blanco Reserva, Espumoso Brut o un Rosado Complejo para acompañar esta fibrosa carne.

El maridaje perfecto se encuentra probando, no todos tenemos los mismos gustos. Ve probando fusiones hasta que consigas dar con la fusión que más se adecue a tu paladar.

Y lo más importante, ¡disfruta del vino y este delicioso plato mientras los maridas!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here