Alumnos de la facultad de Comunicación de la UCLM participan en el Curso de verano sobre ‘Vino y Comunicación’ en colaboración con el Consejo Regulador.

“Un mundo completamente desconocido que ahora he descubierto con otros ojos”. Ésta y otras han sido las primeras reacciones de los alumnos de la facultad de Comunicación de Cuenca, que en la jornada del pasado 26 de septiembre han cerrado su asistencia al Curso de Verano sobre ‘Vino y Comunicación’ organizado por la  UCLM, en colaboración con el Consejo Regulador.

 


 

Una cita en su quinta edición que consolida su presencia académica de oferta entre los futuros profesionales de la comunicación abriendo nuevos cauces de formación en un campo donde interesa tener futuros prescriptores de opinión en el consumo de vino.

En este sentido, como ha subrayado el Presidente del Consejo Regulador es “importante que estos jóvenes aprendan a valorar la importancia de la cultura del vino desde el principio, precisamente como futuros consumidores”.

Charlas, mesas redondas y catas

Condensado en sendas jornadas en Cuenca y Alcázar de San Juan, el curso de verano ha tenido una vocación práctica desde el primer momento. A las mesas redondas donde el departamento de Comunicación de los vinos DO La Mancha pudieron aportar sus experiencias, se sumaron también la opinión de expertos especializados en el sector como el consultor Rodolfo Castro Galiana, de la consultora Castro Galiana, o Francisco Álvarez Cano, especializado en redes sociales.

Sin olvidar tampoco la aportación de profesores de la UCLM conocedores del mundo del vino, como Miguel Ángel González Viñas y Eva Sánchez-Palomo Lorenzo.

Ponencias sobre ‘Vino y Periodismo’

La visión más pragmática estuvo en los testimonios de los periodistas Jorge Jaramillo, presentador en CMM, y Carlos de La Morena, de RTVE. Éste último matizó la importancia de transmitir “con pasión los relatos e historias en torno al vino como mejor manera de llegar al espectador”.

La parte práctica estuvo en las catas comentadas y diferentes talleres, diseñados por parte del Consejo Regulador para convertir al vino en un elemento lúdico de atracción al joven consumidor.

Joven universitaria catando un vino DO La Mancha

Así, en la primera jornada celebrada la Escuela de Hostelería y Turismo del Museo de la Paleontología, una de las actividades que más interés suscitó fue la cata preferencia, dirigida por Saray Marco, donde los alumnos pudieron descubrir en una cata a ciegas sus verdaderas elecciones en el gusto final de consumidor.

La segunda jornada se clausuró con la cata maridaje a cargo de Oscar Dotor donde aprendieron la armonía gastronómico de los vinos más representativos del Consejo Regulador, como los blancos airén o los tintos tempranillo, jóvenes y crianza.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here