Turismo en La Mancha: ‘Con pan y vino se hace el camino’

tras-la-sombra-del-quijote-siempre-presente-en-la-mancha-durante-la-primavera

 

Campo de Criptana, Socuéllamos y Pedro Muñoz han sido los destinos escogidos para mostrarnos algunos de sus atractivos para el turismo  que simbolizan perfectamente la historia, la tradición y la cultura que forma parte de sus vecinos. Entre vino y harina, hemos realizado una visita de lo más cercana y apetecible.

 

 

 

“Los gigantes” representantes de la cultura cervantina.

 

La primera parada de la visita tuvo lugar en Campo de Criptana, tierra muy representativa para los amantes de esta cultura cervantina, filón santo y seña de La Mancha. Por estos lares, dicen que “vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor”, según narra la inmortal novela en su capítulo I. Aunque sin duda, el pasaje más universalmente conocido concierne a las batallas de nuestro insigne hidalgo en el capítulo VIII de la primera parte. Hablar de Campo de Criptana es hacerlo de los “gigantes” contra los que luchó este caballero, unos molinos que hoy podemos encontrarnos con su maquinaria original recuperada, como si el tiempo no hubiera pasado por ellos, en una instantánea que congela el tiempo castellano, en aquel siglo XVI.

 

molinos Criptana

Molinos de viento, santo y seña del turismo en Campo de Criptana

 

El turismo de la localidad  se diseña con los molinos como eje vertebrador, con una amplia oferta en ellos, ya que, según nos relata Beatriz Marcos-Alberca, técnico de la oficina de Turismo de Campo de Criptana, se realiza un programa que se denomina “Doce Vientos, doce Aventuras”: “Cada mes se desarrolla una aventura; La del viento, la del enoturismo, la noche del patrimonio…siempre relacionadas con los molinos y otro tipo de activiades turísticas que solemos hacer con los visitantes que se acercan a la zona y con los vecinos.”

 

beatriz-marcos-alberca-tecnico-de-la-oficina-de-turismo-de-campo-de-criptana

Beatriz Marcos, técnico de turismo en Campo de Criptana

 

Dentro de estas actividades, el vino también es un elemento principal. En esta aventura del enoturismo, en cada molino se sitúa una de las bodegas de la localidad y así, los vecinos pueden  conocer los nuevos vinos de la temporada.

 

El Pósito, escaparate de historia y cultura

 

El viajero no puede eludir Campo de Criptana sin visitar también otro recurso turístico tan importante para la localidad. El Pósito, un antiguo banco agrícola del siglo XVI que actualmente es sede de una muestra de arqueología local.

 

posito-real-del-siglo-xvi

Pósito real del siglo XVI, en Campo de Criptana

 

El Pósito condensa la historia de la villa de los molinos, pudiéndose encontrar elementos arqueológicos que resumen la historia de Campo de Criptana como escudos, paneles con motivos heráldicos, además paneles de los molinos de viento y también una reproducción de la iglesia de Ntra Señora de La Asunción, antigua parroquia del municipio, perdida en la Guerra Civil. El museo también  un recurso para el arte, haciendo las veces  de salas de exposiciones temporales, por ejemplo, de trajes regionales, pinturas, esculturas, etc.

 

 

Altas miras desde el Museo Torre del Vino

 

Hablar de Socuéllamos es hablar de vino”, así nos recibía Hortensia López, en nuestra visita por las instalaciones del Museo Torre del Vino de Socuéllamos, un sitio digno de conocer no sólo por sus espacios dentro del museo, sino también por toda la cultura que pretende mostrarnos.

museo-de-la-torre-del-vino-en-socuellamos

Torre del vino como apuesta por el turismo en Socuéllamos

Este museo rinde un homenaje de manera muy especial a toda la gente que se ha dedicado y sigue haciéndolo al cultivo de la vid. Pero no solo se utiliza como sitio de reunión de temas relacionados con el vino, de hecho, como nos cuenta Hortensia, la didáctica se convierte en un pilar fundamental:

hortensia-lopez-concejala-de-turismo-en-socuellamos

Hortensia López, concejala de Turismo en Socuéllamos

Con los más pequeños también se hace una gran labor acercándoles la historia vitivinícola  e introducirles al mundo de los aromas, a través de las frutas y mostos.” La idea es que sea un aula más enfocada a la práctica, puesto que también hay un pequeño laboratorio donde se puede aprender de una manera más visual estos contenidos.

Aparte de las visitas de los niños, son muchas las actividades que aquí dentro se realizan, por ejemplo, conferencias, catas, presentaciones de vinos jóvenes, etc. Todo gira en torno a una tradición de siglos en Socuéllamos.

 

Del vino al pan

 

Terminamos el periplo de unos kilómetros para visitar Pedro Muñoz, cuyo edificio más interesante en su patrimonio es la Harinera, una antigua fábrica de harinas de finales del siglo XIX que se encontró en plena actividad hasta el año 1985. Su buen estado de conservación ha hecho que encontremos sus máquinas perfectas, convirtiéndose así en un referente industrial único en Castilla-La Mancha.

 

antigua-maquinaria-de-la-harinera

Antigua harinera hoy reclamo de turismo en Pedro Muñoz

Pero la harinera se define sin duda como centro cultural, por eso, según Isabel Sánchez Duque, gestora de turismo en Pedro Muñoz nos cuenta que “se ha buscado que fuera un museo vivo y hoy es un centro cultural. Aquí tienen lugar exposiciones de jóvenes artistas, actividades musicales, conciertos, por lo que se pretende que sea un centro de aprendizaje de arte y patrimonio cultural.” Así mismo, también tiene lugar una actividad muy importante a finales de noviembre que se llama Enoritmos: “A la vez que se presentan los vinos jóvenes de Pedro Muñoz, hay un concierto de música de jóvenes promesas del panorama nacional y que tenemos la oportunidad de tenerlos aquí de una manera mucho más familiar.”

Isabel Sánchez Duque, gestora de turismo en Pedro Muñoz

Isabel Sánchez, gestora de turismo en Pedro Muñoz

 

jose-juan-fernandez-alcalde-de-pedro-munoz

José Juan Fernández, alcalde de Pedro Muñoz

Sin duda, la curiosidad por este edificio está creciendo ya que según José Juan Fernández, alcalde de Pedro Muñoz: “Son muchas las llamadas de todas partes que quieren venir y nos hace ver la importancia que tiene”. De hecho, dentro de unos meses, dos jóvenes italianos realizarán labores de jardinería y creatividad en torno a la Harinera.

 

Desirée Perea

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *