Mostillo manchego

Mostillo manchego

Con las lonas limpias, el remolque aparcado, las espuertas recogidas y el tractor en sosegado descanso, la faena está ahora en fogones. Acudimos hasta Herencia, en la provincia de Ciudad Real, donde  Mª Nieves Fernández Baíllo nos abre las puertas de su casa, para meternos, literalmente hasta la cocina.

 

 

 

 

Prepararemos el mostillo, un postre tradicional de vendimia, tan sencillo en sus ingredientes como natural y fácil de elaborar. Su materia base, el mosto de uva nos trae al recuerdo de aquellos  la vendimia en La Mancha.

Con nuestros abuelos, en aquellas tarde de merienda “cuando no se tenía tanto a mano” para las meriendas y había “que agudizar el ingenio”.

Modo de elaboración

A poder ser, el mosto sí ya es concentrado y limpio, ayudará en el proceso. Primeramente, se le deja hervir a fuego lento, para reducir y “concentrar” aún más su contenido de azúcar. Dos o tres horas suele estar bien su reducción en una cuarta parte.

Añadiremos en el proceso las ramas de canela y las cáscaras de naranja y/o limón, que aromatizarán la base, para después ser retiradas. En ese momento, vertemos la harina mientras mantenemos el fuego suave. Es muy importante no dejar de remover en ese momento para evitar grumos.

 

Mostillo manchego removiendose

Es importante no dejar de remover hasta que quede una masa

En unos minutos,  la mezcla se habrá compactado en una masa, sobre la que verteremos (de manera opcional) el zumo de limón y las almendras, incluso un toque ligero de anís.

Después, se puede servir en plato comprobando la solidez final.

Es conveniente dejar enfriar a temperatura ambiente.

Maridaje con…

Como digno postre manchego, al mostillo ya sobre la mesa le vendrá bien un blanco, mejor dulce para no buscar excesivo contraste en paladar. Si se llega al caso con tampoco desmerecerá un blanco airén, seco pero cercano y fresco en aromas frutales.

Ingredientes

1 litro de mosto de uva

¼ kg de harina (maicena)

Cáscara de limón

Canela en rama

Agua de anís (opcional)

Un puñado de almendras picadas (opcional)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *