Estampa de la vendimia de antes
Estampa de la vendimia de antes

Dentro de la Fiesta de la Vendimia organizada por el Consejo Regulador, no podían faltar aquellas estampas más tradicionales de nuestra vendimia de antes.

Pedro Muñoz y Socuéllamos acogieron el pasado fin de semana (4 y 5 de octubre) el cierre de la vendimia con imágenes que nos han traído la nostalgia, con aquel recuerdo de aquellas vendimias, caporales, olores y texturas tan profundamente enraizadas en nuestra infancia.

Cuando la uva se recogía con seras de esparto, marcando el esfuerzo y haciendo doblar el espinazo al fatigado vendimiador.

Vendimiadores con atuendo tradicional en Pedro Muñoz
Vendimiadores con atuendo tradicional en Pedro Muñoz

Entonces, las jornadas eran largas, rotas en el tedio, por los chascarrillos de aquellas joviales cuadrillas. Variopintas en aguantes, compartían puchero el nieto y el abuelo, propios y ajenos, algún amigo de sostén para la espuerta y hasta la novia y el zagal, en su inmediato porvenir con edad casadera.


 

¿Cómo se entretenían las cuadrillas en la vendimia de antes?

No había reclamos mediáticos, si acaso, por ventura y deseo del mayoral, los afortunados de aquella cuadrilla tienen la oportunidad de escuchar el noticiero y los temas del verano más sonados en un pequeño transistor, frágil pero valiente para sus decibelios, capaz de llenar de frescas notas musicales las tórridas siestas de pereza y mosca en el majuelo.

La vendimia de antes en mulas
La vendimia de antes en mulas en Socuéllamos

No existían ni mucho menos los modernos Smartphone y las redes sociales parecían quimera de ciencia ficción para aquellas cuadrillas, que solo deseaban cerrar sus jornadas, plácidamente entre susurros y alguna que otra copilla de vendimia.

Carros, mulas y reatas.

Los carros han precedido a los remolques. Su imagen arranca las sonrisas de nostalgia de los mayores, gañanes y labriegos,  que comprenden aquel sudor compartido con sus mulas, sus fieles compañeras de fatigas.

Foto de familia en Pedro Muñoz
Foto de familia en Pedro Muñoz

Relegadas a pintorescos cortejos de vendimia, tras la mecanización definitiva del campo en el último tercio del siglo XX, las mulas han acompañado con su fuerza de tracción largas jornadas de vendimia.

Descargando la uva en seras de espuerta
Descargando la uva en seras de espuerta

En localidades como Pedro Muñoz, Socuéllamos o la propia Tomelloso sienten una devoción especial por estos híbridos equinos, fuertes como caballos de carga y tercas como pollinos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here