Si hace unos días os contaba que nuestro viñedo respondía con el lloro a las primeras temperaturas primaverales, ahora es el momento en el que este comienza a mostrar sus primeros brotes, que serán el futuro de la nueva cosecha 2014. Estos primeros brotes surgen gracias al cambio de temperaturas que acompañan a la primavera en La Mancha y son el primer estadio fenológico en el ciclo de la vid. Las yemas que han estado latentes durante todo el periodo invernal, ahora se abren y comienzan a mostrar los tiernos brotes, en los cuales podemos ver como será la cosecha de este año 2014. En estos primeros días, son como una “maqueta” de lo que nos espera tras que se complete el ciclo completo, justo hasta que llegue la hora de la recolección. Ahora podemos ver lo que nuestro viñedo estuvo formando la cosecha 2013 en el interior de las yemas durante el ciclo de esa cosecha. Eso hace que la condiciones ambientales de una cosecha, afecten a la cosecha siguiente, pues en las yemas que se van desarrollando en los sarmientos se van gestando los futuros brotes de la cosecha siguiente. Las semanas siguientes son muy críticas, pues estos brotes tiernos son muy susceptibles a daños mecánicos y ambientales, ocasionados por heladas, granizo, fuerte viento, etc. Os dejo unas fotos tomadas en plena Mancha, en unas parcelas ubicadas alrededor de las ruinas de la iglesia de Santa Ana, una zona de gran cantidad de hectáreas de viñedo entre las localidades manchegas de El Toboso, Pedro Muñoz, Miguel Esteban y Campo de Criptana. Por cierto, que previsiblemente, el próximo 10 de mayo realizaremos una ruta en bici desde la sede del Consejo Regulador de la D.O. La Mancha hasta el mencionado paraje. Ya os informaremos de ello.

2014-04-13 09.19.38

@antonio_garrido

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here