1ª PARTE.-

 

 

  

 

 

 

Sobre el vino espumoso…..

¿Sabías qué…?

  • El espumoso es considerado un vino “doblemente vino” debido a que ha sufrido 2 fermentaciones alcohólicas ,una en depósito y la otra en botella que es la que da la toma de espuma al vino.
  • Para considerar a un vino como espumoso debe contener como mínimo 5,5 atmósferas de presión.
  • En una botella de vino espumoso hay integradas una gran eclosión de burbujas, se ha estudiado el ascenso de 20 burbujas por segundo en copa de flauta.
  • Las burbujas son las responsables de transmitirnos los aromas del vino.
  • Es de vital importancia abrir la botella con suma delicadeza sin agitar para no provocar las turbulencias de espumas posteriores y por ello no perder aromas.
  • El tapón debe salir con apariencia erguida y no con malformaciones, siempre se habla de la forma de un champiñón como la ideal del corcho después del descorche.
  • En la Mancha se elaboran excepcionales vinos espumosos.
  • La variedad airén y la macabeo  son las protagonistas de sus vinos en la D.O. La Mancha, bien por separadas o juntas en coupage.
  • Según su dulzor van desde los más secos hasta los más dulces con las siguientes escalas: secos, semi-secos, dulces, extra-secos y extra-brut.
  • Tiene que haber un mínimo de 9 meses de crianza antes del degüelle para poder ser considerado espumoso joven.
  • En cuanto a su consumo, no sólo son vinos destinados a las celebraciones sino nos pueden acompañar en cualquier comida desde aperitivos hasta la sobremesa.

*Disfrutemos del Espumoso de la Mancha y recordemos la frase histórica de Napoleón para con el Champagne “Merecido en la victoria y necesario en la derrota”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here