Este próximo domingo, 20 de noviembre, los vinos DO La Mancha repiten cita con la ciudad de las tres culturas. Será en el corazón del casco antiguo toledano, dentro del programa de actividades de la capitalidad gastronómica, ‘Degusta Toledo’. A partir de las 13,00 horas se abrirán las puertas del Centro Cultural de San Marcos para una libre degustación de unas 67 referencias de vinos con Denominación de Origen La Mancha.

Se trata de la penúltima oportunidad (en el penúltimo mes del año gastronómico) de poder conocer la gran diversidad de los vinos elaborados en la Denominación de Origen La Mancha, con oferta que va desde los jóvenes frutales y elaboración más moderna, con guiños al público joven, no iniciados, hasta vinos de paso por madera, destinados a consumidores más habituales.

Balance del año gastronómico para Toledo

A poco más de un mes de que Toledo cierre el telón, la función está a punto de terminar en la capital imperial de los sentidos. Durante 365 días la ciudad toledana ha ostentado el privilegio y el honor de ser el referente gastronómico a nivel mundial. El rendimiento económico ha sido palpable para la que ya es de hecho una de las ciudades más turísticas de España, además de ser la “segunda ciudad con el mayor casco histórico activo, solo superada por Roma” del viejo continente europeo, según su alcaldesa, Milagros Tolón.

_mg_1406_1

Fogones por delante de pinturas

Ya en junio, desde el propio consistorio toledano se reconocía que las visitas habían sobrepasado las expectativas y el año gastronómico había sobrepasado incluso al mismísimo año del Greco, emblema de la ciudad de las tres culturas.

El proyecto fue entendido como un proyecto común impulsado desde el ayuntamiento a coro con los principales agentes del sector hostelería y restauración. Las señales  de compromiso se encendieron y desde el primer día, todos los productos toledanos ligados a la gastronomía no dudaron en escatimar esfuerzos por presentar sus encantos al visitante. Uno de ellos, el vino, con el Consejo Regulador Denominación de Origen a la cabeza (no obstante, con más 32.000 ha de viñedo acogidas, la provincia toledana mantiene una importante tradición productora en La Mancha) ha estado presente de manera mensual en los escenarios más emblemáticos de la capital regional.

iglesia-de-san-marcos-escenario-excepcional-para-catar-vinos

No ha sido el único aliciente de interés para el aficionado al vino. Catas temáticas como la ‘cata cervantino en el Siglo de Oro’, la cata preferencia o las diferentes actividades destinadas a generar sinergias con las diferentes escuelas de hostelería ha reflejado la vocación de armonizar los vinos manchegos con la cocina toledana; una asignatura, por otra parte, todavía pendiente (e incomprensible) en las cartas de algunos restaurantes de la capital.


Gastronomía engarzada en la riqueza patrimonial que atesora Toledo ha sido uno de los activos más fuertemente reivindicados y que ahora, en año de después de ser el remanente. Como se insiste desde el sector hostelero, tras el 2016 “la vida continúa”, y por ello es importante una solidez y mayor continuidad.

Presentación de las bodegas, el pasado 24 de junio
Presentación de las bodegas, el pasado 24 de junio

El reto pasa por las pernoctaciones cortas. Toledo, como ciudad monumental, sobrepasa en volumen de visitas al propio número de habitantes. Sin embargo, cuando cae la noche y los circuitos de los tour-operadores pliegan velas hacia Madrid, las calles del casco parecen mutar en decorados inertes de película histórica, con apenas alguna alma vagabunda deambulando por las calles. La opción puede ser fértil al encanto viajero que sueña leyendas en cada esquinad de la ciudad encantada, pero a todas luces, insuficiente para el sector turístico.

El año próximo, Toledo celebra 30 años como Ciudad Patrimonio de la Humanidad. Nueva oportunidad histórica para una ciudad, a la que precisamente, no le faltan citas con su propia historia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here