Una de las cosas que sorprende gratamente a los visitantes de nuestras poblaciones manchegas son la presencia de las chimeneas de antiguas alcoholeras. Con el paso de los años, éstas han caído en desuso pero, afortunadamente, muchas de ellas aún siguen en pie, adornando nuestro paisaje manchego y sirviendo de hogar a cientos de cigüeñas.

En la mayoría de los municipios de La Mancha, los ayuntamientos decidieron “protegerlas”, algo que ha servido para que sobrevivan al inicio del siglo XXI. Algunas se encuentran en grandes solares abandonados; Otras han sobrevivido gracias a que se han integrando en la reconstrucción de edificios. No obstante, un gran número han acabado derrumbadas por su mal estado de conservación, que suponía un grave riesgo de accidente, o por ser un estorbo a la hora de construir un edificio.

Las chimeneas no son solo estética

Se comenzaron a construir a finales del siglo XIX, aunque no fue hasta la mitad del siglo XX que aumentaron su popularidad y se instalaron la gran mayoría. Su finalidad era evacuar los humos generados por la combustión del carbón en las calderas que hacían funcionar las torres de destilación de las alcoholeras. El negocio del vino y el alcohol en La Mancha ha sido y sigue siendo muy importante pues es una industria derivada de la producción de uva.

Bodegas de Jerez tuvo gran importancia en lo referido a las alcoholeras. Esta empresa montó un gran número de alcoholeras para elaborar sus propias bebidas y reducir los costes en su adquisición. Las alcoholeras se montaban donde estaba la producción del vino, haciendo más fácil y barato su transporte.

¿Dónde pueden encontrarse?

Si hay de destacar una localidad manchega por la importancia del número y la diversidad de chimeneas, esa es Tomelloso. La localidad cuenta con unas 25 chimeneas aún en pie. Y, además, sigue siendo una localidad muy ligada a la producción de alcoholes vínicos.

Musa de la literatura manchega

Escritores de la época como Francisco García Pavón no pasaron por alto estas chimeneas. En su libro Historias de Tomelloso (1530-1936)este autor dedica unas palabras a esta construcción manchega:

“El caminante que se acerca a Tomelloso desde cualquier punto cardinal, comienza a verle leguas antes de pisar sus cascajales como un blanco y largo pañuelo tendido sobre la tierra pardusca y calcinada. Sobre la fúlgida cal de sus edificios, campea la torre prismática de la iglesia, tostada, más bien chafarrota, humilde y sin imperio; y las delgadas chimeneas de las fábricas de alcohol, que deslían con mansedumbre un humo lento y rozagante, que repta unos momentos hacia el cielo, para en seguida, en invisibles vedijas, fundirse con el tono azul del cielo de La Mancha”.

Si os interesa descubrir en profundidad todo sobre las chimeneas en La Mancha, os recomiendo el libro Chimeneas de alcoholeras en la provincia de Ciudad Real de Joaquín Patón. En éste libro, Patón nos descubre todo acerca de las chimeneas en La Mancha y realiza un censo de las mismas en toda la provincia de Ciudad Real, documentando gráficamente. Este trabajo le supuso 5 años de investigación por toda la provincia.

El libro se distribuyó gratuitamente en el año de su publicación y probablemente esté disponible en la mayoría de bibliotecas municipales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here