Recientemente, GEACAM, la Empresa pública de Gestión Ambiental de Castilla La Mancha, ha anunciado a los trabajadores de la Estación Enológica de Alcázar de San Juan, que dicha estación cesará su actividad a finales del presente mes de agosto.

Ésto supone el cierre de un laboratorio dependiente de la administración regional dedicado al análisis de vinos, mostos, alcoholes y otros productos derivados del vino, con una experiencia de casi cien años, pues fue puesta en funcionamiento allá por el 1927 por el Ingeniero Agrónomo Carlos Morales Antequera y que formaba parte de una red nacional de estaciones enológicas repartidas por todo el territorio nacional y ubicadas en las principales zonas vitícolas españolas: Requena, Haro, Jerez, etc. Era la única que se mantenía en funcionamiento en Castilla La Mancha, tras el cierre en 2006 de su “hermana melliza” en Valdepeñas.

Por desgracia, en los últimos días, todos los medios de comunicación de la comarca manchega se hacen eco de la noticia, pero siempre con un trasfondo político: si era rentable, si se ejercía competencia desleal, si se traslada a otra localidad, etc. Confiemos en que la administración regional ha tomado ésta medida basándose en una necesidad “imperiosa” pues va a suponer la pérdida de una herramienta muy utilizada por el sector enológico de nuestra comarca manchega, para asegurar unas transacciones de productos del vino lo más legal y transparente. Esperemos que el servicio que prestaba hasta ahora pueda ser proporcionado a las bodegas de nuestra comarca, pues anualmente unas 20.000 muestras eran analizadas en éstas instalaciones.

Con éste artículo quiero reconocer la labor para el sector del vino desarrollada por la Estación y por todos los profesionales que han pasado por la misma durante sus 85 años de existencia. Hasta siempre.

@antonio_garrido

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here