El vino, producto de La Mancha por excelencia, es de gran importancia en nuestra gastronomía; posee grandes beneficios para la salud. Reservarlo para ciertas ocasiones suele ser un error. No hace falta ningún acontecimiento importante para descorchar una botella y dejarse envolver por los aromas y los sabores de un buen caldo.

Errar grave, muy grave y absurdo. Está comprobado que una copa de vino comiendo, puede que dos- siempre dentro de un consumo moderado- aportan nada más que salud.Y, ¿qué mejor forma de hacerlo que abriendo un vino de la DO La Mancha, síntoma de calidad?

Si nunca has probado estos caldos, te aconsejo que, ya sea almorzando, merendando o cenando, te sirvas una copa y lo compruebes tú mismo. No solo son buenos vinos, sino que también tienen una gran relación calidad precio.

Maridaje

En casa o donde sea, con cualquier tipo de cocina, incluso con los humildes macarrones de la foto, La Mancha entera es una gran bodega. Con la pasta, esos macarrones con tomate que nos llenan y nos alegran el alma, un buen vino joven Tempranillo viene al dedillo. Su juventud fusiona perfectamente con los sabores del plato.

Servicio

Al contrario que los tintos que han tenido paso por barrica, el joven encuentra la armonía a una temperatura más baja que estos, en torno a los 9ºC. Esa baja temperatura da frescura tanto en nariz como en boca. La copa ideal en la que servir estos vinos suele ser la burdeos, no tiene tanta bouqué, pero permite de igual manera disfrutar de los aromas, muy atractivos en nariz.

Valga a la redundancia, te animo a descorchar una botella y deleitarte con La Mancha

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here