La mayoría de la gastronomía manchega, o lo que muchos piensan, que no es lo mismo, se basa en comidas austeras. Hay quienes olvida que La Mancha es tierra de sabores, caracterizada demás de por sus vinos, por carnes como el cordero.

Tierra de queso, olivas, vino y cordero, la paletilla de lechal manchego se degusta con mimo, disfrutando de su sabor. La que aquí presentamos es un “Bocatto di Cardinale”,  para la mayoría.

Maridaje de cordero

El tema del maridaje es mucho más sencillo. Por norma general el vino tinto va estupendamente, sin embargo, para gustos colores- están los que piensan que cualquier vino va bien si la carne es buena y la compañía grata-.

Por poner un ejemplo, a la paletilla de la foto un blanco joven y frutal le pegará menos que un tinto con crianza en barrica, pero un blanco con crianza le irá mejor que un tinto joven. En La Mancha maderizamos poco los vinos por norma, así que un tinto reserva sería un maridaje que gustara a la mayoría, y desde luego sería mi recomendación un tinto Cencibel o Cabernet S. de la Denominación de Origen La Mancha. Es una apuesta segura en sabor y en calidad.

Servicio

Centrémonos en el vino tinto reserva. Para poder apreciar sus aromas terciarios, esos que solo puede darlos el paso por barrica, la temperatura del caldo debe ser superior a los 15ºC, mejor si ronda los 17ºC.

El tipo de copa que elijamos para disfrutar del vino también es importante: una con mayor buque hará que la nariz aprecie mejor los aromas y dejará respirar al vino. ¿Una buena elección? Borgoña o Burdeos.

No lo olvides, el servicio cuenta para degustar el buen vino de La Mancha.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here