18 de mayo, Día Internacional de los Museos

El conocido escritor español Miguel Ángel Padilla definió en una ocasión a los museos como «templos de la memoria, capaces de dar los mejores consejos e inspirar los más bellos enigmas». Una descripción muy acertada en la que, en esta jornada, en el Día Internacional de los Museos se pone de manifiesto su papel dinamizador de algo tan importante como lo es la cultura.

Los museos como legado de la memoria colectiva

Los museos son los más fieles guardianes de los testimonios e historias de la humanidad, conservando, investigando, comunicando y exponiendo el patrimonio material e inmaterial de la humanidad. De hecho, si no fuera por ellos, por los museos, el legado de una sociedad se evaporaría con el paso del tiempo.

Otro de los grandes atributos que ofrecen los museos es la universalidad con la que penetra en cualquier campo. Por nombrar algunos, existen museos de arte, históricos, de ciencias y arqueológicos. Y es que en cada lugar, en cada territorio los museos se cincelan con su legado más transcendental.

En el caso de La Mancha, no podría narrarse su historia sin un elemento único que la ha acompañado durante siglos: el vino. Una bebida que ha dejado huella en cada fragmento de la sociedad castellanomanchega. Es por ello, que La Mancha no puede entenderse sin cultura y vino. De esta inquebrantable unión nacieron museos dedicados al vino. En este artículo descubrimos dos de los museos más importantes de La Mancha, cuyo eje principal es el vino.

Los museos del vino más representativos del vino en La Mancha

Aunque la riqueza cultural y vinícola con la que La Mancha cuenta puede descubrirse en cada una de sus bodegas, su gastronomía, su literatura y sus festividades, hay lugares que aúnan grandes tesoros dedicados al vino. En esta ocasión, descubrimos dos iconos museísticos con los que descubrir la sorprendente esencia cultural del vino que desprende La Mancha.

1. Centro de Interpretación del Vino

Centro de Interpretación del Vino
Más de 1.000 botellas D.O. La Mancha cuentan su apasionante historia y progreso

Los cinco sentidos se ponen en marcha en el Centro de Interpretación del Vino, ubicado en la sede de la Denominación de Origen La Mancha, en Alcázar de San Juan (Ciudad Real). Cuenta con diferentes propuestas para que la experiencia sea más que completa.

En su interior, aloja una portentosa exposición de botellas con etiquetas D.O. La Mancha, desde su creación hasta la actualidad. Más de 1.000 botellas originarias de las décadas de los 70, 80 y 90 enriquecen un museo que, recientemente, ha ampliado su muestra con más de 500 referencias actuales. Se trata de botellas que desprenden historia y en las que se palpa la increíble evolución de la D.O. La Mancha desde su nacimiento.

el crdo la mancha también ofrece talleres y catas comentadas para adentrarte en la cultura del vino

La oferta cultural del Centro de Interpretación del Vino va más allá, ya que dispone de un patio típico manchego en el que podrás encontrar una pequeña exposición de prensas antiguas, tinajas de barro, destrozadoras, bombas manuales y otros elementos utilizados desde hace siglos en la elaboración de vinos en La Mancha. También cuenta con una cocina tradicional manchega decorada con antiguos utensilios de labranza.

Para conocer el mundo del vino es imprescindible saber el extenso trabajo que lleva tras de sí cada botella. Por ello, el museo posee unas maquetas que recrean, desde el trabajo que se realiza en el campo hasta la elaboración en las propias bodegas.

Interior del Centro de Interpretación del Vino. Museo en la sede DO La Mancha
Interior del Centro de Interpretación del Vino. Museo en la sede DO La Mancha

Finalmente, los sentidos se ponen en marcha con un espacio sensorial que recrea los matices imprescindibles de las catas.

2. Museo Torre del Vino de Socuéllamos

Museo Torre del Vino de Socuéllamos
Vista exterior del Museo Torre del Vino de Socuéllamos

Otro lugar imprescindible para aprender del vino en la región es el Museo Torre del Vino de la localidad ciudadrealeña de Socuéllamos. Una mezcla de arquitectura moderna e innovación que muestran la cultura vinícola más arraigada del vino en La Mancha y es todo un referente cultural por el gran muestrario que ofrece.

Enclavada también en en viñedo de Europa, esta localidad cuenta con una extensísima historia dedicada al sector vitivinícola y, por ende, al vino. Una larga trayectoria que ha dejado una vasta cantidad de datos e información, cuya gestión era imprescindible. Este es, en parte, uno de los principales motivos que dieron lugar al nacimiento del Museo Torre del Vino allá por el 2015.

EL MTDVS OFRECE LA POSIBILIDAD DE ALQUILAR SU VINOTECA, SALA DE CONFERENCIAS Y SALA DE CATAS

 El edificio que ahora acoge el museo albergaba la antigua estación de ferrocarril. Se trata de una torre-mirador desde la que el visitante podrá disfrutar de unas vistas fascinantes que solo la gran llanura manchega posee accediendo desde un ascensor panorámico. En su interior, los amantes del vino encontrarán todo aquello que puedan imaginar. A través de una amplia gama temática que comprende toda la historia del vino, así como los procesos de cultivo y vinificación. También el arte de la cata, los maridajes e, incluso, el servicio del vino.

El museo exterioriza el proceso de vitivinificación, de la cepa a la copa. También, los estudios necesarios que se realizan en los laboratorios y de los distintos tipos de contenedores que pueden albergar vino, además de su evolución en el tiempo. Los visitantes descubrirán una completa muestra de vino procedente de todos los rincones manchegos, que podrán completar con una oferta permanente enmarcadas dentro de su Programación Anual de Experiencias y Actividades.

Propuestas variadas e innovadoras que no dejarán indiferente a nadie. Entre ellas, catas, show-cooking, sesiones de pintura con vino, actuaciones musicales, talleres de aromas y sabores, programa para escolares, formación técnica y celebración de eventos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here