Cuentan que, hace unos años, una Bodega joven afincada en la Rioja envió una partida de sus vinos al mercado asiático. Pero hubo un problema. El vino que con tanto entusiasmo habían embotellada y enviado se infectó por completo a causa de un problema del corcho  de los tapones de sus botellas.

Deslices así suponen un gran problema para cualquier bodega, especialmente para aquellas que están empezando a comercializar sus vinos al exterior. Las consecuencias, como era de esperar, fueron catastróficas, no solo a nivel económico, sino que también afectaron a sus relaciones con el gremio corchero y el fabricantes de corchos.

Los hongos en los tapones pueden contaminar el vino

Este jamás asumió su culpa en la venta de tapones atacados por TCA, hongo provocado por los anisoles, que son partículas frecuentes de cloro disueltas en el aire y que tienen lugar en ambientes húmedos y es causada por una serie de hongos que se desarrollan en éste ambiente idóneo para ellos.

El tricloroanisol es responsable del olor y sabor a corcho del vino. Los hongos pueden llegar al tapón bien porque el corcho no fue tratado adecuadamente durante su fabricación o porque la botella no se ha mantenido en unas condiciones adecuadas de temperatura y humedad.

Corchos sintéticos: una alternativa al TCA

Siempre que surge un problema debe surgir al menos una solución y es la que nos dan los tapones sintéticos Nomacorc (ideales para vinos jóvenes). Estos corchos han sido creados para proteger al vino.

Beneficios

  • Evitan el sabor acorchado.
  • Impide el goteo de vino y por lo tanto su oxidación, controlándola.
  • La evolución del vino es similar en todas las botellas.
  • Utiliza los equipos estándar de embotellado.
  • Las botellas se pueden almacenar en posición vertical o si es necesario se pueden acostar en el momento del embotellado sin posibilidad de goteo.
  • Su apariencia es similar a la del corcho natural.
  • Se utilizan los sacacorchos clásicos.
  • Estructura interna totalmente homogénea, gracias al exclusivo sistema de co-extrusión que lo diferencia de otros tapones sintéticos.
  • El proceso de producción se realiza en línea, con lo cual todos los tapones son idénticos y gracias a esto la posterior evolución del vino en la botella es también idéntica.

El grupo de investigación de Enología y Productos Naturales del Departamento de Química Analítica y Tecnología de Alimentos de la Universidad de Castilla-La Mancha, UCLM, acaban de firmar un convenio de colaboración con la empresa Nomacorc, S.A. ¿Que nos deparará el futuro? 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here