Premio honorífico DO La Mancha 2019
Premio honorífico DO La Mancha 2019

La polifacética trayectoria de Marta Robles le ha llevado a tocar prácticamente todos los palos del mundo del periodismo, al que llegó casi “por casualidad”.

Licenciada en Ciencias en Ciencias de la Información (UCM) su vocación natural de la infancia fue la literatura. De hecho, sus dotes con la pluma le han llevado a escribir más de una decena de libros en ficción como El mundo en mis manos (1991), La dama del PSOE (1992), Los elegidos de la fortuna (1999), El catálogo del Parque Oceanógráfico de Valencia (2003),  Madrid me Marta (2011),  Usted primero (2015) y Haz lo que temas (2016) y también de ficción como,  Las Once Caras de la María Lisboa (2001), Diario de una cuarentona embarazada (2008)  Don Juan (2009), Luisa y los Espejos (2013) -con el que ganó el premio Fernando Lara de Novela-,  Obscena (2016) , A menos de cinco centímetros (2017) y HNegra (2017) o La mala suerte (2018) (Premio especial Aragón Negro y finalista en Cartagena Negra).

Recientemente, Robles ha sumido sus esfuerzos en la promoción de su última novela La chica a la que no supiste amar donde dibuja un cruel retrato del mundo de la prostitución en el litoral levantino.

Marta Robles posa con su última novela
Marta Robles posa con su última novela

Periodista, escritora y madre. ¿Cuánto duerme realmente?

Depende de la temporada, pero siempre poco…

Hablando de tiempo, fue galardonada en 2019 con el Premio Reserva honorífico DO La Mancha. ¿Qué experiencias le han hecho “redondear” su trayectoria?

La de ganar este premio, por ejemplo. Toda una experiencia sobre todo porque pude entregar su generosa cuantía a dos ONGs que para mí son importantísimas: APRAMP, que se ocupa de la reinserción de víctimas de trata y la Fundación Madrina, que ayuda a las mujeres embarazadas o con hijos a salir adelante. Sin esas dos ONGs no hubiera podido escribir “La chica a la que no supiste amar”, mi última novela, donde, en la trama central, me ocupo de la trata de mujeres nigerianas y cómo es su vida en España y trato de poner mi granito de arena en la lucha contra esta lacra de nuestra sociedad y otras oscuridades que reflejo en el libro.

Marta Robles ha pisado infinidad de platós de televisión y estudios de radio desde sus primeras prácticas en 1987 ¿Recuerda algún titular que nunca le hubiera gustado escribir?

Todos los relacionados con los niños soldados en las guerras. Las tragedias infantiles siempre me tocan el corazón. Y lo que sufren los niños en las guerras, que a veces no solo presencian cómo asesinan a sus familiares sino que les toca unirse a quienes los han matado si quieren salvar la vida y convertirse ellos mismos en asesinos, me parece pavoroso. Tanto es así, que en una de mis anteriores novelas, “A menos de cinco centímetros”, también protagonizadas por el detective Roures, aparecen esos niños soldados sufriendo y haciendo sufrir.

Imagen de Gonzalo Pérez Matas en www.martarobles.es
Imagen de Gonzalo Pérez Matas en www.martarobles.es

Periodismo y literatura, ¿maridaje eterno o amigos irreconciliables?

Yo siempre quise ser escritora, desde niña. Casi me metí en la facultad de Periodismo por casualidad.

Luego el veneno del periodismo se me metió en las venas y siempre digo que no saldrá nunca, ni aunque un día me dedique solo a la literatura. Pero siempre he sido ambas cosas. Es decir empecé en prácticas en el 87…y mi primer libro (de los 16 que he escrito) lo publiqué en 1991. Eso sí, diferencio mucho mi faceta de escritora y de periodista. Son cosas distintas. Y aunque intento que la una sirva a la otra y viceversa, el periodismo requiere un lenguaje y la novela otro. A veces se olvida y las cosas no funcionan bien.

Precisamente, has presentado última novela ‘La chica a la que no supiste amar’ Lo hace con un género  de novela negra que aborda un tema tan sórdido como la prostitución y la explotación sexual.  ¿Le han servido de ayuda a Marta Robles las experiencias y los documentales de su amiga Mabel Lozano?

Mabel y yo somos amigas desde mucho antes de que Mabel se convirtiera en activista contra la trata y la prostitución. Siempre nos hemos seguido la una a la otra, porque nos queremos y admiramos. Cuando Mabel comenzó con todo esto, yo llevaba años colaborando con mujeres maltratadas, así que  me pareció increíble ver cómo mi amiga del alma lo dejaba todo para dedicarse con una valentía y  una pasión incomparables a un mundo tan sórdido.  Creo que tanto ella como Rocío Mora, a la cabeza de APRAMP, como José Nieto, desde la UCRIF son tres personas que tienen tantísimo mérito en esta lucha contra la trata que todos les deberíamos estar agradecidos. Yo tengo la suerte de que, además, sean mis amigos.  Hace más de una década, cuando Mabel empezó a acercarse a todo esto yo ya pensé en escribir una novela. Ella me convenció de que no lo hiciera, porque entonces el tema era más desconocido y le parecía imprescindible que se abordara con documentos reales. Así que aparqué el tema. Años más tarde, cuando ella contactó con un proxeneta yo la convencí de que, además de un documental, escribiera un libro que yo tuve el honor de editar. Aprendí muchas cosas y decidí que era el momento de escribir una novela, porque,  a veces, solo con la ficción se logra tocar el corazón de una sociedad sobre informada. Y además decidí hacerlo fijándome en el escalón más bajo de la trata que protagonizan las mujeres nigerianas.

Otra de sus facetas es su conocimiento y afición al vino. ¿Conseguiremos algún día acercarlo al público joven con naturalidad?

Yo siempre he dicho que el vino, como los libros, hay que ponerlo en la conversación.

La forma de acercar el  mundo del vino a los jóvenes es despojarlo de tanta solemnidad

Como algunos le conceden y no alarmarse de si lo quieren tomar en un calimocho o con hielo.Tiene que ser tan fácil de consumir como cualquier otra bebida. Y, además, debería poder encontrarse en cualquier tipo de local y a cualquier hora. Si consiguiéramos eso es posible que se potenciara su consumo por encima de los destilados mezclados con refrescos.

Con los participantes de la mesa redonda sobre 'Vino y Comunicación'
Con los participantes de la mesa redonda sobre ‘Vino y Comunicación’

También conoce muy bien Castilla La Mancha y particularmente Ciudad Real con FENAVÍN. ¿Qué le atrae especialmente de La Mancha y sus vinos?

Pues para empezar sus gentes. Quiero mucho a los manchegos entre los que cuento infinidad de amigos.

Mi compromiso con Fenavín existe desde que nació la Feria, a través de Manuel Juliá.

Desde entonces hasta ahora he estado en todas las ediciones moderando mesas diferentes he incluso he sido nombrada embajadora de FENAVÍN. Los vinos manchegos son un festín para los sentidos. Ofrecen de todo: calidad, variedad y precio. Merece la pena descubrirlos y enamorarse de ellos. Y a eso ha contribuido mucho Fenavín.

¿Algún rincón o paraje manchego al que le gustaría volver?

Pues hay muchos, la verdad, pero si tengo que elegir, me quedo con Sigüenza que es uno de los lugares más mágicos de Castilla La Mancha y de España. Me encanta el parador, por cierto.

En clave personal: 7 de 7 para Marta Robles

Un aroma o sabor de la infancia….

La fresa de los merengues que me tomaba cuando mi madre me recogía del colegio.

Un plato al que no se resiste…

Un buen cocido.

 

 

Su canción favorita…

No podría decir solo una. Como mi detective, necesito la literatura y la música para vivir, tanto es así que “La chica a la que no supiste amar” viene con Banda Sonora Original. En esta ocasión elijo Fade into you de Mazzy Star

La película que más veces ha visto…

¡Qué bello es vivir!

El escritor que nunca le defrauda….

Borges

Su primer pensamiento al despertarse…

¡Qué pereza! Aunque por mi vida parezca todo lo contrario, soy muy perezosa.

Si pudiese viajar en el tiempo, se tomaría un vino con…

Me iría a la antigua Grecia. Me encantaría tomarme un vino con Homero. Hablar con el escritor de la Iliada y de la Odisea sería un privilegio.

Trayectoria laureada para Marta Robles como Reserva DO La Mancha en los Premios Solidarios 2019

Entre sus numerosos premios cabe destacar el TP de oro (1995), dos antenas de oro (2000 y 2010), dos de plata (1995 y 2006), el woman de Oro (1995)o el Premio Nacional de Comunicación (2005), además del Fernando Lara de novela (2013)o el premio PR a la periodista más querida de Madrid (2006)), el Premio especial del Festival Aragón Negro a “La mejor de los nuestros” (2019, o el Premio Letras del Mediterráneo, categoría de Narrativa (2019).

Una trayectoria que no pasó desapercibida para el Consejo Regulador DO La Mancha, quien le hizo entrega del galardón honorífico a toda su carrera el año pasado.


 

Marta Robles precisamente cedió la cuantía del premio a entidades benéficas comprometidas con la reinserción social de las mujeres víctimas de la explotación sexual

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here