Adentrarse en el mundo del maridaje engancha. En un principio no te das cuenta, pero conforme descubres ese delicioso momento en el que mezclas los sabores del plato con el vino, vas queriendo más y más.

Pescado, carne, pastas o incluso postres encuentran en el vino a un gran compañero. Suele estar preestablecido que tipo de vino va con que tipo de alimento, algo un poco frustrante ya que no todos tenemos los mimos gustos.

Vinos para todos los gustos

Este corte de Merluza horneada acompañada de seta “colmenilla” y brotes de esparrago verde, con una lámina de trufa para aromatizar el aceite manchego pide a gritos un estupendo vino de la Denominación de Origen La Mancha.

Un servidor lo acompañaría de un blanco joven, en principio a partir de la variedad Airén, pero en La Mancha disponemos de una gran cantidad de variedades que producen vinos de mucha calidad, así que invito a probar con un Verdejo, rosado a partir de Garnacha y “a los de tinto” un joven fresco.

Alguno pensaréis que espumoso mejor, y de veras que merece la pena probar un espumoso Brut de la D.O. La Mancha, en cualquier caso, si en buena compañía mejor.

Vino diferente, servicio diferente

Para cada vino existe un servicio que hará que el maridaje sea perfecto. Dependiendo del vino con el que quieras acompañar al plato, se deberá utilizar un tipo de copa y mantenerlo a una temperatura concreta.

copa cepa

Joven blanco

Así, el vino joven blanco consigue la perfección cuando se sirve en copa Saurtenes,de la firma especializada de Riedel, adecuada para los vinos blancos, equilibra acidez y dulzura. La temperatura, además, no debe ser muy alta. La ideal sería a 5ºC.

Rosado Garnacha

Para el rosado la mejor opción es la copa de Burdeos. Al igual que el blanco, este vino tiene que estar a baja temperatura y así disfrutarlo como es debido. Por ello, se debe mantener entorno a unos 7ºC.

Tinto Tempranillo

El tempranillo también utiliza una copa Burdeos, pero su temperatura es muy diferente a la del rosado. El tempranillo se sirve más caliente. El vino tiene que estar a 11ºC si quieres disfrutarlo al máximo.

Espumoso Brut

La copa que mejor le queda al espumoso es la de tipo Flauta, para fijarnos mejor en sus burbujas. No tiene puede estar a muy alta temperatura, a unos 7ºC, para satisface a nuestro paladar.

A parte de la temperatura y el tipo de copa, hay que tener en cuenta que cantidad echar de vino, que varía en función de si es blanco, rosado, tinto o espumoso.

Es importante que hagas tuyo el maridaje, que sea personal y que satisfaga tus gustos. Mi última recomendación es la siguiente: anímate a maridar tus comidas, comienza a fusionar sabores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here