La Mancha en mayo

Estamos en la última semana del mes de Mayo y a falta de unos días de entrar ya en junio, en este año 2015, Mayo no se ha portado como hubiésemos deseado por aquí en La Mancha.

Mayo florido este año se ha convertido en Mayo árido, pues los primeros veinte días del mes se han caracterizado por un clima más propio de meses de verano, con temperaturas en algunos días rondando los 40ºC y con una ausencia total de precipitaciones, que han conllevado un cambio paisajístico muy notable en la llanura manchega de esta temporada de la primavera, que en otros años se caracteriza por abundancia de colores verdes de las siembras de cereales, acompañados por los colores rojos de las amapolas y los amarillos de los jaramagos, así como los primeros verdes/marrones de los viñedos manchegos. Desde primeros de mes comenzaron a aparecer los tonos amarillos de las siembras de cereales, que ha día de hoy son de amarillo intenso, indicador de que ha llegado la época de siembra, casi con un mes de adelanto. Algunos agricultores ante la importante merma en la cosecha final de grano seco han decidido realizar una siembra en verde y utilizarlo como alimento directo para el ganado.

Si tomamos como ejemplo los datos climáticos de la estación meteorológica de Alcázar de San Juan, podremos comprobar que en la primavera está siendo muy seca, especialmente en los meses de abril (18 mm) y mayo (0 mm) que acompañado de unas altas temperaturas que ocasionan una mayor evaporación de agua del suelo y un aumento de las necesidades hídricas de los cultivos (ambos conceptos se agrupan en el término Evapotranspiración), presenta un balance hídrico muy negativo, similar al que ocurre en los meses de verano.

Balance hídrico 2015
Balance hídrico en Alcázar de San Juan en 2015. Fuente: crea.uclm.es/siar
Primeros brotes
Primeros brotes del viñedo. 1 de mayo de 2015




Y el viñedo manchego no es ajeno a esta situación climática, pues los primeros brotes han sido bastante tempranos, pero su desarrollo posterior bastante más lento que en años anteriores, debido a la escasez de humedad en el suelo. Muchas de las parcelas en la actualidad ofrecen claros síntomas de falta de humedad con solo ver parte de los nuevos brotes “alicaídos”. En este momento, los racimos ya están visibles y en las nuevas yemas se comienza a formar la futura cosecha 2016, de manera que es un momento bastante crítico en nuestro viñedo.

Pero lo peor llegó el 20 de mayo con las fuertes tormentas que se generaron ese día en el este de nuestra región, que en tan solo 10 minutos descargaron trombas de agua y granizo que ocasionaron importantes daños en los cultivos de nuestro campo: cereales, ajos, frutales y como no, nuestro viñedo manchego. San Clemente, El Provencio, Las Mesas, Pedroñeras, Mota del Cuervo, Pedro Muñoz y El Toboso, así como en menor medida en diferentes localidades manchegas colindantes a las anteriores, se han ocasionado grandes pérdidas en el viñedo, en la mayoría de los casos irreparables, lo que afectará claramente a la cosecha 2015 y potencialmente a la del 2016.

Ante el granizo nada podemos hacer, pero ante las escasas lluvias nos queda la esperanza de futuras lluvias y que mientras tanto las reservas disponibles en el suelo y en la propia planta sean suficientes para asegurar un buen desarrollo vegetativo. También es cierto que gran parte del viñedo de La Mancha se ha reestructurado de manera que muchas de las nuevas hectareas replantadas en nuestra comarca lo han hecho en formas altas con la consiguiente necesidad de disponer sistemas de riego para asegurar la viabilidad de la plantación.

Por tanto, aun estamos en condiciones de que la cosecha del 2015 vuelva  a ser una cosecha Excelente, como lo ha sido la del 2014.

Espaldera a 17 de mayo de 2015
Espaldera a 17 de mayo de 2015

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here