ciervo

La carne de caza es algo muy valorado en las mesas Españolas, pero ojo que es algo delicado, generalmente la carne de caza se cocina de las mismas formas que la carne de granja. Debido a que suele ser más magra que ésta, existe el riesgo de cocinarla en exceso. A veces se hace a la plancha o se cocina más tiempo o se cuece a fuego lento o empleando métodos que conserven la humedad, ya que tiende a ser más dura que la de granja. Otros métodos para ablandarla incluyen el marinado, su empleo en pasteles de caza o en estofados.

La foto corresponde a un plato del Chef Jose Antonio Pintado que selecciona carne de caza con buen criterio, este lomito de Ciervo procede de Los Yébenes, Toledo, comprado en temporada de caza y preparado con el arte que los Manchegos tienen para esta carne, parte inseparable de nuestra tradición culinaria. Primero un ligero adobo y marcada a la plancha, terminándose en el horno de manera que quede jugosa y tierna por dentro, sirviendo el estupendo lomito sobre una crema de setas y acompañándolo de una perita al vino, delicioso.

La carne de caza es de sabor pronunciado, el ligero adobo lo intensifica, así que un seguro servidor vuestro  no duda en recomendar un vino tinto, creo que un vino Crianza de la Denominación de Origen La Mancha sería ideal,  son vinos con seis meses de crianza en barrica y dieciocho de botella antes de salir al mercado, llamados comúnmente vinos de segundo año conservan todo el potencial aromático de la uva pero sazonado con la crianza en barrica de roble tostado, el posterior tiempo de botella hace que los aromas y taninos se ensamblen de manera que sean vinos carnosos, aterciopelados, a la altura de un plato como el lomo de ciervo en ligero adobo. Sirviendo el vino en copa amplia y de cristal fino a una temperatura cercana a los dieciséis grados centígrados.

Bebe buenos vinos D.O. La Mancha bien servidos y en grata compañía, saben aún mejor!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here