Flores manchegas

¡Ay, las flores manchegas! Ese postre tan nuestro, tan de La Mancha, que provoca la salivación de muchos de nosotros con solo pensar en ellas. Seguro que os sirvió de ayuda nuestro anterior artículo en el que explicábamos, paso a paso, su elaboración. Pero no una receta cualquiera, no; la buena, la de la abuela.

El origen de las flores manchegas se sitúa geográficamente en la provincia de Ciudad Real, concretamente en la localidad de Calzada de Calatrava. Su forma floreada se asemeja a la cruz de la Orden de Calatrava; una institución militar que se ocupó de mantener los territorios conquistados a los árabes. Su importancia ha transcendido con el paso de los años en forma de un rico manjar conocido por todos.

Tenemos en cuenta que las flores manchegas son un dulce perfecto, pero también tenemos en cuenta que La Mancha está llena de inconformistas y, a veces, no está de más ponerle un poquito de alegría a nuestros dulces. Por ello, os ofrecemos dos alternativas, muy sencillas, que sorprenderán a vuestros invitados mientras se toman una copita de vino de la Denominación de Origen La Mancha.

Flores manchegas con natillas caseras y chocolate

Flores manchegas con natillas y chocolate

El mismo titulo lo desvela. Parece un postre muy obvio, pero no lo es. A veces, menos es más y es el caso de esta receta que une tres alimentos queridos por todos (o casi todos): las flores manchegas, las natillas de toda la vida  y el rico chocolate.

Con nuestra receta de flores manchegas, obtendrás un dulce con una textura inmejorable, crujiente y, pese a estar fritas en aceite, nada grasas. Sin embargo, necesitamos elaborar las natillas para que el sabor del postre siga sabiendo a artesanal (aunque, si no tienes tiempo, puedes utilizar natillas prefabricadas).

Ingredientes para elaborar las natillas

  • 1 sobre de preparado para natillas
  • 1 litro de leche (preferiblemente entera)
  • Azúcar
  • Canela en rama (1 unidad)
  • Vaina de vainilla (1 unidad) o azúcar vainillada
  • Piel de limón

Modo de preparación de las natillas

    LecheAzúcar

  • Llena 250ml de leche fría en un vaso y añádele el sobre de preparado para las natillas. Remueve hasta crear una pasta homogénea.
  • Coloca 750ml de leche en un cazo a fuego medio y añade 7 cucharadas soperas de azúcar. Remueve para que el azúcar se disuelva.
  • Cuando la leche comience a calentarse, añade la canela en rama y la piel de limón. Coloca también la vaina de vainilla o un espolvoreado de azúcar vainillada.
  • En el momento que la leche comience a hervir, echa la mezcla de preparado para natillas que hemos elaborado con anterioridad. Remueve durante dos minutos a fuego bajo.

Elaboración de las flores manchegas con natillas caseras y chocolate

         Chocolate negro para fundir como acompañamiento de las flores manchegasFresas como acompañamiento de las flores manchegas

  • En un plato hondo (yo he elegido una cazuela), echa lo correspondiente a un cucharón de natillas caseras (aún calientes).
  • Coloca las flores manchegas que quieras y cúbrelas con chocolate puro para fundir.
  • Puedes mejorar la presentación y el sabor añadiendo frutos rojos al postre.

Flores manchegas con nata y canela

Flores con nata y canela

Si la anterior alternativa te ha parecido fácil y sencillamente deliciosa, con la idea que te mostramos a continuación cambiarás tu perspectiva y optimizarás tu tiempo al máximo. ¡Solo necesitas nata montada y canela en polvo!

Elaboración de las flores manchegas con nata y canela

  • Coloca en un plato, de profundidad media, la/s flores manchegas y rellena los huecos sobrantes con nata montada (también puedes añadire una bola de helado de nata).
  • Espolvorea la canela por todo el plato, incidiendo en la zona de las flores.
  • Como en el postre anterior, puedes utilizar frutos rojos para potenciar la estética y el sabor de tu postre.

“A bebedor fino, después del dulce, ofrécele vino”

El mejor acompañamiento, el vino

  Copa de vino moscatel y fresas    Copa de vino moscatel y fresas

Con estas dos recetas tan dulces y apetecibles es necesario aportar un poco de contraste, en lo que a sabores se refiere. ¿Dónde está la clave? Por supuesto, en el vino de La Mancha. Estas ideas de recetas con flores manchegas maridan a la perfección con un moscatel y un crianza, por aquello de los aromas tostados especiados. Otra opción muy recurrida estaría en los espumosos semisecos.

¿Os suena raro? No os preocupéis y probadlo sin miedo. El vino y el dulce pueden provocar una mezcla explosiva con la que, os aseguramos, ¡repetiréis siempre!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here