Nos sumamos al Día Mundial de los humedales en aquellos espacios de gran valor ambiental y paisajístico en Castilla-La Mancha.

¿Por qué se celebra el Día Mundial de los humedales?

La jornada se conmemora cada 2 de febrero, desde el año 1997, para recordar la importancia de estos espacios vitales para el desarrollo de la vida en nuestro planeta.

España se sumó al compromiso en 1982 con más de medio centenar catalogados, algunos de ellos, de gran valor e importancia histórica como las propias Tablas de Daimiel.

Toba formada por bicarbonato cálcico
Toba formada por bicarbonato cálcico, en las Lagunas de Ruidera, uno de los humedales más apreciados en La Mancha

Importancia y valor de los humedales

En esencia, los humedales son espacios de tierra que, aun sometidas a ciclos fuertes de estiaje estacional, permanecen irrigadas durante todo el año.

Su contribución es necesaria e imprescindible para el equilibrio del entorno, donde las actividades sostenibles del hombre pueden encontrar también su armonía.

Ejemplo de ello son las técnicas tradicionales de viticultura, agricultura ecológica, biodinámica, etc.

Los humedales en Castilla-La Mancha

Especialmente la comarca de La Mancha, dentro de la comunidad autónoma castellanomanchega, comprende ocho espacios de gran valor, con unos ocho humedales, contemplados dentro del Convenio Ramsar. Por cercanía y afinidad, destacamos:

Castilla-La Mancha dispone de varios humedales en el Convenio Ramsar
Castilla-La Mancha dispone de varios humedales en el Convenio Ramsar

¿Qué vino elegirías para disfrutar los humedales?

El maridaje es libre y cada cual puede optar por disfrutar sus #momentosdevinos de la en la compañía y el lugar que prefiera, aunque no obstante, podemos sugerir algún combinación en armonía aromática con estos espacios, que rebosan vida y naturaleza, perfectos para ser disfrutados a trago largo.

Disfrutar un vino al aire libre es un placer más valorado hoy que nunca
Un tinto junto a las Lagunas de Ruidera.

Un blanco macabeo en las Lagunas de Ruidera

Hay recuerdos que dejan poso en nuestra memoria. La retina primeriza que visita las Lagunas de Ruidera jamás olvida el azul de sus aguas en un marco de gran belleza. Acercarse a sus orillas (con gran respeto por sus tobas sensibles de carbonato cálcico) es también sentir la fragancia de sus aromas como el hinojo, espliego, romero y tomillo en sus laderas.

Unos aromas que bien recuerdan a los aportados por la frescura de un blanco DO La Mancha de la variedad macabeo, fresco en boca y jovial en añada.

Airén en el complejo lagunar de Alcázar y Manjavacas

Son lagunas que contienen la esencia y el recuerdo de generaciones. Sus aguas han visto crecer en sus orillas a la infatigable chiquillería desde hace décadas. Nada mejor que un blanco airén, joven y con aromas de fruta fresca como la manzana o la pera maridar la nostalgia de aquellos juegos.

Tempranillo en la Laguna del Pueblo

Pedro Muñoz, en Ciudad Real contiene un complejo lagunar que hoy es un tesoro para los más aficionados a la ornitología. En su centro de Interpretación “El Humedal de Don Quijote” se puede conocer la vida en estos espacios, aprovechando las antiguas instalaciones de la piscina municipal.

Un lugar para dejarse llevar por sentidos que nos transporta a las sensaciones frutales de un tinto joven DO La Mancha, variedad tempranillo.

Toques varietales en las Tablas de Daimiel

Ríos de tinto podrían discurrir describiendo la importancia y valor del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel. Nosotros optaremos por maridar su esencia vital y única con la aportación de variedades, que si bien, no llevan tanto tiempo en La Mancha, como las propias tablas, sí se han adaptado perfectamente al terruño.

La sensación orgánica y placentera que aporta el poder caminar por sus puentes y pasarelas durante la visita al parque solo puede ser comparada con el torrente aromático y frutal de un blanco DO La Mancha de la variedad chardonnay o sauvignon blanc.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here